viernes, 18 de septiembre de 2015

Motivante e inquietante

Motivante  e inquietante





Estas palabras describen la sensación que ha dejado en mi la lectura del primer capitulo del libro “Los pasos del amor y la capacidad de amar”.

Motivada, porque me suscita el querer descubrir más acerca de mi forma de interactuar con los demás y por consiguiente entender los resultados que han tenido “varias” y porque no decir “todas” las relaciones que he construido a lo largo de todos estos años.

Inquieta, porque con la lectura de estas pocas páginas, ya se han generado varios interrogantes que han logrado derribar muros e incluso mover el suelo de bases que creía eran firmes e inamovibles.

Todo empieza, en la introducción con la simple y a la vez compleja pregunta “¿realmente se amar?” y es aquí, donde se da paso a un recorrido interno y cuestionante, se abre ante  mis ojos un camino donde la primera estación es la Atracción, en esta parada descubro la forma como he actuado para atraer a varias personas en diversos momentos de mi vida, en algunos casos movida por el gusto pero en otros tantos movida por la sensación de soledad y necesidad de compañía.

Sin embargo, aquí no termina todo…..sigo el recorrido por este territorio y llego a identificar cuales son esas máscaras que he empleado para que esas personas se sintieran atraídas por mi y aunque haciendo honor a la verdad descubro que he sido una gran actriz y sin duda graciosa en varias situaciones. Por lo que llega una de mis primeras conclusiones “ahora entiendo porque algunas personas han estado y se han ido tan pronto, no es sencillo estar en la obra de teatro continuamente...... cuando la actriz descansa no tienen frente a sus ojos a la persona que les atrajo”. 

Es aquí donde hago consciencia y  me descubro en los momentos que vuelve esta actitud, por lo que tengo la libertad de parar mi vena artística y presentarme de la forma más natural, siendo quien realmente soy; debo decir que de esta manera me siento más tranquila, sin temor y segura del tipo de compañeros de viaje que quiero en esta vida.

Ah…otra cosa bastante importante, no sólo me ha llevado a reflexionar acerca de mis relaciones de amistad, también he podido verme en la forma como inicio y mantengo la relación en los diferentes ámbitos de mi vida, con mi pareja, mi hija, compañeros de trabajo, jefes,…… y permíteme decir que haciendo conciencia he logrado fortalecer estas relaciones y situarlas en el lugar adecuado.





8 comentarios:

  1. En mi opinión personal, no expreso tanto amor al otro, por que se que falta fortalecerlo en mi misma, y como muchas veces se dice no puedo dar de lo que no tengo.

    ResponderEliminar
  2. Así es Andrea, todo empieza por casa, y la casa eres tú.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente. Somos nosotras mismas. Pero muchas veces no somos capaces de racionar el amor que se siente hacia otra persona, hasta el punto de en lugar de hacerle bien no dejamos evolucionar a la otra persona.
    Tenemos mucho que aprender
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente. Somos nosotras mismas. Pero muchas veces no somos capaces de racionar el amor que se siente hacia otra persona, hasta el punto de en lugar de hacerle bien no dejamos evolucionar a la otra persona.
    Tenemos mucho que aprender
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Izaira, tu comentario nos recuerda una frase muy ilustrativa para el caso " El amor nunca muere de hambre; con frecuencia de indigestión" y esto ocurre por que nos olvidamos que en toda relación existe un yo, un tu y un nosotros.

    ResponderEliminar

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras