viernes, 30 de octubre de 2015

Experiencias en el país del querer





Llegados a este punto, es el momento de tomarnos un tiempo y hacer una recapitulación de lo que hasta el momento hemos comentado en cada uno de los post y que mejor forma de hacerlo que tomando textualmente un apartado del libro “los pasos del amor y la capacidad de amar”.

…..Sin duda, la experiencia del querer es una de las más asequibles e inolvidables para buena parte de la humanidad, no en vano ha sido la que históricamente más se ha mediatizado de entre todo lo que corresponde al trasegar afectivo. Sin embargo, esta parte tiene sus limitaciones, entre las cuales una de las más notorias es la de no conducir a las personas que la viven a un verdadero, profundo y permanente estado de realización personal. Por otro lado, se da la circunstancia de que “querer”, esencialmente, no es lo mismo que “amar”, ya que lo primero se puede llegar a entender más bien como un deseo posesivo, una perspectiva fusional (en la que los miembros de la pareja pretenden ser uno solo en cualquier circunstancia) o una manifestación de la ambición del ego en la que el principal objetivo es la consecución de un cierto estado gozoso, de un disfrute.

Otra de las limitaciones del “querer” es la que concierne a su durabilidad, pues como ha quedado demostrado por diversas investigaciones –entre ellas las efectuadas por la doctora Helen Fischer-, el estado de enamoramiento solo tiene un tiempo de auge y duración y, cumplido su ciclo, empieza a debilitarse, dando paso, si se dan las condiciones adecuadas, a lo que llamamos “amar”.

Tal y como lo comentamos en nuestro primer post, este blog ha sido creado con el propósito de compartir experiencias, anécdotas y reflexiones, por lo que nos gustaría que tú que nos lees, compartieses tus comentarios de lo que has reflexionado hasta el momento, para ayudarte formulamos estos interrogantes 

1. Cuántas estrategias eres consciente que usas para gustar? ( te haces el divertido, servicial, iluminado, indiferente, detallista... o eres natural?

2.  Para evitar auto engañarnos, te invito a que pienses en las últimas tres personas que has conocido y te interesaron por el motivo que fuera,  observa, cómo actuaste?, qué estrategia usaste para acercarte a esa persona?

3.  A la hora de elegir pareja, qué tipo de gusto prevalece en ti? Primario (Buscas pareja por el simple hecho de tener compañía), cultural (tu elección de pareja está muy ceñida a los cánones que impone la cultura en la que vives, es decir, en el caso de las mujeres deben acercarse al patrón 90-60-90 y en los hombres prevalece el prototipo de galán/ atractivo) , consumista  (es cambiante, depende de la moda, por ejemplo lumbersexual, hipster, metrosexual...), natural (este gusto está basado en lo que se es, va más allá de la apariencia física y de las modas, a veces hace alusión a los valores que posee la persona)

4.  De nuevo te invito a que revises tu respuesta y para ello, comprueba el tipo de gusto que ha influido en que te sintieras atraído por las tres últimas personas que te han gustado.


5.  Entrando en el  tema del auto conocimiento, conoces tus limitaciones y fortalezas en las diversas áreas en las que nos desenvolvemos los seres humanos, es decir, la física, social, intelectual, psicológica, afectiva, sexual y espiritual?

6.  Qué es lo que más admiras de ti? de tu pareja? de tus padres? tus hijos? tu país? tu ciudad? tu mascota? tu trabajo? la vida?


7. Puedes reconocer claramente los apegos que están limitando tu vida a día de hoy?

8.  Que piensas al reconocer que en la fase del enamoramiento no termina el amor?

9.  Que puedes concluir de tu paso por el país del querer?


10.  Estas preparado para embarcarte en el viaje hacia el país del amor?

viernes, 23 de octubre de 2015

Apego vs Amor


Una imagen vale más que mil palabras y esta no es la excepción.

Observa cuantas cosas lleva consigo esta chica, cada uno de los objetos que carga representan su familia, trabajo, ideas, estudios, casa, coche, bienes materiales, etc. Lleva tantas cosas, que cuando le ofrecen una mano con una nueva oportunidad, la única forma de aceptarla es soltar lo que tiene entre sus manos y dar la bienvenida a la nueva oferta que se le presenta. Sin embargo, esto que parece tan obvio y sencillo no lo es en la práctica.

Todos esos objetos representan nuestros apegos y cuando nos invitan a soltarlos para emprender un nuevo proyecto o dar un paso en nuestros vidas, no somos capaces y terminamos renunciando a los cambios.

Todos tenemos apegos a cuál mas y por supuesto dejan su huella en nuestro camino, pues atan y coartan nuestra libertad, todo lo contrario a lo que hace el auténtico amor.

Esta reflexión me ha surgido con un apartado del capítulo de enamoramiento que cito a continuación, en donde hace referencia a lo que ocurre cuando se agota el cóctel del enamoramiento y las parejas deciden si saltar al siguiente paso o no, "Otros, en cambio , no son capaces de entrar a la etapa de finalizar la relación y deciden continuar con ella, pero como no pueden viajar hacia el país del amor, terminan conformándose con derivar hacia la isla de la costumbre... Allí se bañan en el mar del cariño y disfrutan del calor del apego que es predominante en este lugar, pero en el fondo, también saben que, aunque resulte agradable, es solo una pequeña isla que no tiene todos los encantos y ventajas del país del amor, que en sí misma puede resultar bastante confortable , pero a la vez limitada." Este tema me ha generado inquietudes que quisiera compartir contigo. 


Es relativamente fácil identificar que estamos apegados a la pareja, hijos, padres, casa, coche, dinero. Sin embargo, ¿con esa misma facilidad podrías identificar las ideas, pensamientos y sensaciones a las que estas apegado? ¿Te has dado cuenta, que esas ideas te limitan de alguna forma y oprimen lo que verdaderamente eres? Estas te distancian del camino hacia tu libertad y autenticidad que finalmente se traduce en la vía que lleva al amor y la felicidad.

Para concientizar de que lado estamos, permíteme que haga un listado de los comportamientos y actitudes que tenemos cuando vivimos en el apego y cuando estamos libres de ellos.

Vivir con apegos:
·      Te priva de total libertad, te limita.
·      Te paraliza e inmoviliza.
·      Te genera dependencia.
·      Al alejarte del objeto, circunstancia o persona apegada te genera stress, ansiedad, desesperanza, profunda tristeza.
·      Te lleva a una mentalidad conformista.
·      Te manipula.
·      Te aleja de la experiencia del amor.
·      Te lleva a poner títulos de propiedad y exclusividad.
·      La generosidad que se vive es selectiva.
·      Te vuelve complicado.

Vivir desde el amor:
·      Te libera
·      Vives la generosidad de forma universal
·      No buscas el bien sólo de “los tuyos”, entiendes que “todos” son los tuyos.
·      Te lleva a una mentalidad abierta y flexible.
·      Respetas la libertad del otro.

El apego nos lleva a creer que aquello a lo que estamos apegados nos pertenece y a la vez a suponer que siempre debemos estar cerca al objeto/persona/circunstancia apegada y por ello la mera posibilidad de un distanciamiento o separación supone un despliegue de dolor, angustia, incapacidad y hasta ansiedad.

Intenta liberarte de ellos y así vivir más ligero de equipaje, te invito a que realices el ejercicio de reemplazar los adjetivos posesivos mi, mis por los artículos, la, el, las, un. De esta forma cambiaríamos, mi casa, mi coche, mis ideas por, la casa, el coche, unas ideas y así mismo con mi marido/mujer, mis hijos…
Suéltalo y cuando lo hagas te sorprenderás del resultado, pues  sucederá todo lo contrario a lo que tus miedos te hacen creer y es que a partir del desapego estarás más conectada y cercana a lo que has querido desprenderte; el amor verdadero supera las distancias y sólo basta con traer a tu corazón a esa persona para sentirla cerca.

Espero que esta reflexión te ayude a ir más ligero de equipaje y dejar en el sitio que le corresponde a cada piedra que has puesto en tu mochila. 

viernes, 16 de octubre de 2015

Te he dejado de amar....


En este peregrinar por el libro “Los pasos del amor y la capacidad de amar”, llego al tercer paso del amor…..ENAMORAMIENTO, lo que suscita en mí, interrogantes tales como, ¿dejamos de estar enamorados?,  ¿porqué he dejado de tener esas sensaciones que hicieron que no quisiera separarme de ti?, ¿ya no eres esa persona de la que me enamoré?.....Cuántas preguntas y razonamientos hemos tenido alrededor de estos y muchos más cuestionamientos, además de un gran temor en descubrir la verdad, prefiriendo desviar la atención a otros distractores, para evitar llegar a una respuesta que no queremos oír.

Pues bien, después de muchos años navegando por este océano, aparece el siguiente fragmento en el libro, “cuando la atracción y la admiración crecen intensamente, llega un momento en que crean las condiciones ideales para que el cerebro dispare su famoso cóctel del amor, conocido popularmente como estado de enamoramiento. En el fondo, no es más que un flujo de neurotransmisores que acrecientan el deseo y el interés de un individuo por la persona en la que ha puesto su atención, elevando su entusiasmo y su deseo hasta tal nivel que, irremediablemente, entran en juego las actitudes pasionales”, es con este concepto que de forma clara y metafórica, logro comprender el significado de la frase tan popular -el amor es ciego- y no es por otra cosa que no sea estar bajo los efectos embriagadores de este cóctel tan fantástico y a la vez explosivo.  Qué hermoso, romántico, pero sobre todo perfecto, parece todo, no puedo evitar recordar el hormigueo en mi estomago, la sonrisa permanente en mi rostro, el mono tema….cualquier excusa era buena para hablar de lo maravilloso que era él,  su voz era música para mis oídos, etc.  

Pero como es lógico, todo efecto embriagador pasa, y por supuesto se presentan ante nuestros ojos, las limitaciones de quien era tan perfecto meses atrás, disminuye la “emoción” al verle, la intensidad de las múltiples sensaciones es más suave e imperceptible por momentos, pues bien, debido a esto sin duda llegan pensamientos como “esto ya no es lo que era”, “he dejado de sentir por ti...”, “ya no despiertas en mi esa pasión de antes”, “que bonito que era todo”, etc. 

Ese “vacío”, es el que muchas veces nos llevó o lleva a tomar la decisión de finalizar una relación y emprender otro camino, en muchas ocasiones seguramente de forma muy acertada pero en otras igual pudo haber sido de otra forma. Creemos que el amor se ha terminado y ya no hay nada que hacer. He de confesar que cuando esto ocurría en mí,  no podía evitar pasarlo mal días e incluso meses.

Pues bien, afortunadamente cuando llega ese momento, no es el fin!, por lo tanto, “¡Que esperanzador es saber que el verdadero amor no termina aquí, si no que inicia justo donde termina esa fase de enamoramiento!”

Qué alegría reconocer que es en este punto, donde tenemos la verdadera oportunidad de construir una relación fuerte y sana, o, de tomar la decisión de seguir caminos diferentes sin hacernos daño. Cuántas lagrimas y dolores de cabeza me hubiese evitado, si hubiese tenido este conocimiento!.

Así que a partir de ahora, a disfrutar de las mieles del cóctel del amor, con la conciencia de que termina para dar paso al inicio de una fase mucho más enriquecedora y estable, sólo basta con recordar que son siete los pasos del amor que nos desvela el  libro y éste es el tercero, así que aún quedan cuatro pasos por caminar y descubrir sus riquezas.


Buen peregrinar por esta maravillosa estación!!!

viernes, 9 de octubre de 2015

¿ Sabes verdaderamente quién eres y quién no eres?


“Solo el conocimiento que llega desde dentro, es el verdadero conocimiento” 
Sócrates


Recuerdo que hace 21 años experimenté la realidad de estas palabras,  era el año 1994  y  llegó a mi, un experienciograma que permite de forma muy clara darte cuenta del nivel de conocimiento que tienes de ti mismo,  así que empecé  a elaborar el ejercicio con mucha ilusión, curiosidad y además con la certeza que el  resultado que obtendría me corroboraría a la perfección que tenía un nivel elevado de auto conocimiento  y que reconocía los rincones más íntimos de mi Ser, sin embargo, cuando obtuve el resultado, vaya palo que me di….. inicialmente me enojé y no di credibilidad al ejercicio, pero pasada la pataleta del momento comprendí, dura y crudamente que el resultado no era engañoso y que  reflejaba  fielmente el tipo de vivencias, pensamientos y sensaciones que tenía.

Con el paso de los años sigo haciendo este ejercicio  (todo el procedimiento,    e interpretación de los resultados del experienciograma, lo encuentras en el segundo capítulo del libro),   y gratamente puedo comprobar que mi autovaloración, autoconfianza, autocontrol y autogestión mejoran proporcionalmente con el  conocimiento que tengo de mi misma, gracias al reconocimiento que tengo de mis debilidades y fortalezas puedo evitar experiencias en las que sé, no saldré muy bien librada y en contra parte lanzarme en aquellas de las  que puedo salir triunfante.

Definitivamente el conocimiento es un cimiento  muy importante  para construir unas bases adecuadas en cualquier tipo de relación y por ello, no en vano Davinci decía “sólo se ama lo que se conoce” y precisamente esta ha sido la ganancia en haber invertido tiempo y esfuerzo en descubrir, quien soy y quien no soy, pues partí de un punto en dónde no me conocía por lo tanto no me amaba, no me respetaba, no me valoraba lo suficiente y por supuesto, si esto no lo hacía por mi misma pues qué decir de lo que permitía me llegase del exterior;  y a día de hoy el fruto de mi trabajo interno es el amor , respeto, valoración, comprensión y admiración hacia mi y colateralmente hacia los demás.

Sólo me resta decir que el conocimiento empieza por casa, así que antes de esforzarte y preocuparte por conocer los pensamientos, sentimientos, gustos, debilidades, limitaciones y demás  aspectos de tu pareja, familia, amigos, vecinos, preocúpate por conocer los tuyos primeros  y ocuparte de ti mismo.

Este viaje  del conocimiento aún no ha terminado para mi y me alegro de que no tenga fin,  seguramente a ti también te pasa que independientemente de tu edad sigues sorprendiéndote al descubrir aspectos tuyos que ni sospechabas, así que si tu viaje tampoco ha terminado te deseo un buen viento y buena mar en tus descubrimientos.










viernes, 2 de octubre de 2015

¿De dónde provienen mis gustos?







Leyendo el primer capítulo del libro, llega el momento de detenerme en el tema “El Gusto” y reconociendo las infinitas cosas que me han gustado a lo largo de los años, hago conciencia de que es algo pasajero y cambiante, es más, en muchas ocasiones hemos sido capaces de enfrentarnos a lo que fuera o a quien fuera, por defender estas ideas y es a este punto al que quería llegar… “ideas”,  ¿quien ha determinado y determina a día de hoy mis gustos?

Cuando me he planteado este interrogante, he tomado verdadera conciencia, que en muchas ocasiones he dejado que la gente que me rodeaba en determinados momentos de mi vida, decidiera “indirectamente” a través de ideas inculcadas, ejemplo de ello…..qué tipo de chico era en el que debía fijarme, que tipo de lugares frecuentar, que clase de música escuchar e incluso que temas de conversación entablar. Todo esto, por poder ser aceptada en algunos círculos de amistades, por soledad o por necesidad de tener compañía.

Recuerdo estar en situaciones que realmente no me eran agradables, como determinados ambientes, pero como estaba con las personas que me brindaban su compañía me daba igual, luego con el paso del tiempo comprendía que realmente no estaba recibiendo un aporte enriquecedor a mi vida y lograba tomar distancia; Sin embargo, no todo fue así, a día de hoy mantengo contacto con personas que me gustaron porque se presentaron tal y como eran o porque pude ver en ellas su verdadera naturaleza, la cual resonaba en mí para iniciar un camino juntos.

Una anécdota más para compartir sobre este tema, es algo tan sencillo como el tipo de música que solía gustarme, no hace mucho quise volver a aquellas canciones que escuchaba incansablemente, hace ya varios años, pues bien, al volver a prestar atención a la letra he descubierto que tenían mensajes que con el paso del tiempo marcaron situaciones y hasta forma de pensar, no paraba de reírme al escuchar varias de estas, ya que recuerdo que me gustaban porque podía bailar teniendo más contacto con el sexo opuesto y eso permitía poder demostrar mis “maravillosos” movimientos.

Por lo tanto, después de este recorrido en mi pasado, me miro hoy y descubro que aunque ya no suelo caer en varios estigmas marcados por la sociedad, aun hay cosas que sin darme cuenta me gustan por dicha influencia. Sin embargo, he de reconocer que lo que más me gusta es estar rodeada de personas, ambientes y libros que me permitan fluir como soy y que aporten serenidad y riqueza a mi vida.

Por último, todo lo anterior lo condensaría en la siguiente conclusión “tomate el tiempo que creas necesario para mirar a los ojos a quien tienes enfrente y descubre lo que hay en esa persona que puedas aprender, pero sobretodo y muy importante, pregúntate que puedes aportar”. De esta forma seguiremos nuestro peregrinar construyendo relaciones con unas bases cada vez más fuertes.

Feliz camino!!!

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras