viernes, 23 de octubre de 2015

Apego vs Amor


Una imagen vale más que mil palabras y esta no es la excepción.

Observa cuantas cosas lleva consigo esta chica, cada uno de los objetos que carga representan su familia, trabajo, ideas, estudios, casa, coche, bienes materiales, etc. Lleva tantas cosas, que cuando le ofrecen una mano con una nueva oportunidad, la única forma de aceptarla es soltar lo que tiene entre sus manos y dar la bienvenida a la nueva oferta que se le presenta. Sin embargo, esto que parece tan obvio y sencillo no lo es en la práctica.

Todos esos objetos representan nuestros apegos y cuando nos invitan a soltarlos para emprender un nuevo proyecto o dar un paso en nuestros vidas, no somos capaces y terminamos renunciando a los cambios.

Todos tenemos apegos a cuál mas y por supuesto dejan su huella en nuestro camino, pues atan y coartan nuestra libertad, todo lo contrario a lo que hace el auténtico amor.

Esta reflexión me ha surgido con un apartado del capítulo de enamoramiento que cito a continuación, en donde hace referencia a lo que ocurre cuando se agota el cóctel del enamoramiento y las parejas deciden si saltar al siguiente paso o no, "Otros, en cambio , no son capaces de entrar a la etapa de finalizar la relación y deciden continuar con ella, pero como no pueden viajar hacia el país del amor, terminan conformándose con derivar hacia la isla de la costumbre... Allí se bañan en el mar del cariño y disfrutan del calor del apego que es predominante en este lugar, pero en el fondo, también saben que, aunque resulte agradable, es solo una pequeña isla que no tiene todos los encantos y ventajas del país del amor, que en sí misma puede resultar bastante confortable , pero a la vez limitada." Este tema me ha generado inquietudes que quisiera compartir contigo. 


Es relativamente fácil identificar que estamos apegados a la pareja, hijos, padres, casa, coche, dinero. Sin embargo, ¿con esa misma facilidad podrías identificar las ideas, pensamientos y sensaciones a las que estas apegado? ¿Te has dado cuenta, que esas ideas te limitan de alguna forma y oprimen lo que verdaderamente eres? Estas te distancian del camino hacia tu libertad y autenticidad que finalmente se traduce en la vía que lleva al amor y la felicidad.

Para concientizar de que lado estamos, permíteme que haga un listado de los comportamientos y actitudes que tenemos cuando vivimos en el apego y cuando estamos libres de ellos.

Vivir con apegos:
·      Te priva de total libertad, te limita.
·      Te paraliza e inmoviliza.
·      Te genera dependencia.
·      Al alejarte del objeto, circunstancia o persona apegada te genera stress, ansiedad, desesperanza, profunda tristeza.
·      Te lleva a una mentalidad conformista.
·      Te manipula.
·      Te aleja de la experiencia del amor.
·      Te lleva a poner títulos de propiedad y exclusividad.
·      La generosidad que se vive es selectiva.
·      Te vuelve complicado.

Vivir desde el amor:
·      Te libera
·      Vives la generosidad de forma universal
·      No buscas el bien sólo de “los tuyos”, entiendes que “todos” son los tuyos.
·      Te lleva a una mentalidad abierta y flexible.
·      Respetas la libertad del otro.

El apego nos lleva a creer que aquello a lo que estamos apegados nos pertenece y a la vez a suponer que siempre debemos estar cerca al objeto/persona/circunstancia apegada y por ello la mera posibilidad de un distanciamiento o separación supone un despliegue de dolor, angustia, incapacidad y hasta ansiedad.

Intenta liberarte de ellos y así vivir más ligero de equipaje, te invito a que realices el ejercicio de reemplazar los adjetivos posesivos mi, mis por los artículos, la, el, las, un. De esta forma cambiaríamos, mi casa, mi coche, mis ideas por, la casa, el coche, unas ideas y así mismo con mi marido/mujer, mis hijos…
Suéltalo y cuando lo hagas te sorprenderás del resultado, pues  sucederá todo lo contrario a lo que tus miedos te hacen creer y es que a partir del desapego estarás más conectada y cercana a lo que has querido desprenderte; el amor verdadero supera las distancias y sólo basta con traer a tu corazón a esa persona para sentirla cerca.

Espero que esta reflexión te ayude a ir más ligero de equipaje y dejar en el sitio que le corresponde a cada piedra que has puesto en tu mochila. 


Nos encantaría que dejaras tus comentarios indicando de qué parte del mundo nos escribes, es increíble tener lectores desde India, Rusia, Canadá, Estados unidos, Alemania... Por cierto no olvides subscribirte a nuestro blog y así recibirás todos nuestros post y ser el primero en leerlo.


4 comentarios:

  1. Hola amigas y lectores/as, al coger el libro el entusiasmo fue grande ya que va describiendo los pasos de forma que me iba identificando con qué había hecho, en lo que al mundo del querer se refiere. Pero al llegar al enamoramiento y acabarlo tome plena conciencia de que mis experiencias no habían ido al país del amor exactamente por apegos, en mi caso al orgullo el cuál me llevaba a un no conocimiento de mi mismo completo y por ende a un tipo de atracción, admiración y enamoramiento limitados. Fue entonces cuando decidí hacer un standby en la lectura y trabajar por hacerme lijero de equipaje tanto de relaciones como de materiales o creencias y estados internos que me limitan al dejabar conocerme a mi mismo completamente, con todo esto espero retomar pronto la lectura con otra perspectiva y sin limitación para poder exprimir lo que esta guía de relaciones fantástica ofrece. Sólo podremos lograr esa aceptación cuando nos conozcamos y sólo nos podremos amar como bien indica el "GPS" cuando nos aceptemos.

    Saludos y feliz DESapego desde Mislata,Valencia, España.

    Adrián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adrián, gracias por compartir tu reflexión, te animamos a continuar con tu trabajo de desapego y a continuar el camino en este peregrinar por el amor.

      Eliminar
  2. Diferentes situaciones de mi vida me han enseñado a eso a vivir, tranquila sin llevar mucho equipaje por que aprendí que esto me genera miedos, inseguridades. Entendí que los apegos no son buenos, por que cuando no se tiene las personas o cosas sufrimos. Así que hoy en día me siento libre. Definitivamente cada suceso de tu vida te aporta y ayuda a tu crecimiento.

    Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrea, interesantes tus palabras, definitivamente la libertad es un privilegio que tenemos y que debemos conservar y no dejarla de lado por ceder a nuestros apegos. Te deseamos que no bajes la guardia y continúes por este camino hacia el país del amor!!

      Eliminar

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras