viernes, 2 de octubre de 2015

¿De dónde provienen mis gustos?







Leyendo el primer capítulo del libro, llega el momento de detenerme en el tema “El Gusto” y reconociendo las infinitas cosas que me han gustado a lo largo de los años, hago conciencia de que es algo pasajero y cambiante, es más, en muchas ocasiones hemos sido capaces de enfrentarnos a lo que fuera o a quien fuera, por defender estas ideas y es a este punto al que quería llegar… “ideas”,  ¿quien ha determinado y determina a día de hoy mis gustos?

Cuando me he planteado este interrogante, he tomado verdadera conciencia, que en muchas ocasiones he dejado que la gente que me rodeaba en determinados momentos de mi vida, decidiera “indirectamente” a través de ideas inculcadas, ejemplo de ello…..qué tipo de chico era en el que debía fijarme, que tipo de lugares frecuentar, que clase de música escuchar e incluso que temas de conversación entablar. Todo esto, por poder ser aceptada en algunos círculos de amistades, por soledad o por necesidad de tener compañía.

Recuerdo estar en situaciones que realmente no me eran agradables, como determinados ambientes, pero como estaba con las personas que me brindaban su compañía me daba igual, luego con el paso del tiempo comprendía que realmente no estaba recibiendo un aporte enriquecedor a mi vida y lograba tomar distancia; Sin embargo, no todo fue así, a día de hoy mantengo contacto con personas que me gustaron porque se presentaron tal y como eran o porque pude ver en ellas su verdadera naturaleza, la cual resonaba en mí para iniciar un camino juntos.

Una anécdota más para compartir sobre este tema, es algo tan sencillo como el tipo de música que solía gustarme, no hace mucho quise volver a aquellas canciones que escuchaba incansablemente, hace ya varios años, pues bien, al volver a prestar atención a la letra he descubierto que tenían mensajes que con el paso del tiempo marcaron situaciones y hasta forma de pensar, no paraba de reírme al escuchar varias de estas, ya que recuerdo que me gustaban porque podía bailar teniendo más contacto con el sexo opuesto y eso permitía poder demostrar mis “maravillosos” movimientos.

Por lo tanto, después de este recorrido en mi pasado, me miro hoy y descubro que aunque ya no suelo caer en varios estigmas marcados por la sociedad, aun hay cosas que sin darme cuenta me gustan por dicha influencia. Sin embargo, he de reconocer que lo que más me gusta es estar rodeada de personas, ambientes y libros que me permitan fluir como soy y que aporten serenidad y riqueza a mi vida.

Por último, todo lo anterior lo condensaría en la siguiente conclusión “tomate el tiempo que creas necesario para mirar a los ojos a quien tienes enfrente y descubre lo que hay en esa persona que puedas aprender, pero sobretodo y muy importante, pregúntate que puedes aportar”. De esta forma seguiremos nuestro peregrinar construyendo relaciones con unas bases cada vez más fuertes.

Feliz camino!!!

6 comentarios:

  1. Sonrio al leer este post pues cuando llegué a este tema sobre el gusto, sentí y viví lo mismo que reflejas tú. Y es a través del conocimiento de mi misma cuando he comenzado ha construir el camino en el que pueda fluir la honestidad. Como tu bien dices, con una base en la que prevalece el aprender.
    Gracias por vuestro aporte pues resulta muy valioso en este caminar.
    Conchi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conchi por tu comentario.
      Y como tu muy bien dices la honestidad es un herramienta básica para nuestro auto conocimiento y así evitar el auto engaño... interesante tema para otro post.

      Eliminar
  2. Sonrio al leer este post pues cuando llegué a este tema sobre el gusto, sentí y viví lo mismo que reflejas tú. Y es a través del conocimiento de mi misma cuando he comenzado ha construir el camino en el que pueda fluir la honestidad. Como tu bien dices, con una base en la que prevalece el aprender.
    Gracias por vuestro aporte pues resulta muy valioso en este caminar.
    Conchi.

    ResponderEliminar
  3. Así es, la paciencia ( tomate tu tiempo ), y los ojos y las expresiones de la persona que tienes en frente, son una buena herramienta para descubrir lo que verdaderamente te gusta. Mirar atrás solo para reflexionar.

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bonita y poderosa herramienta nombras Izaira, pues la verdadera mirada nos permite conectar con el sentir del otro y en un lenguaje silencioso percibirle.

      Eliminar
  4. Así es, la paciencia ( tomate tu tiempo ), y los ojos y las expresiones de la persona que tienes en frente, son una buena herramienta para descubrir lo que verdaderamente te gusta. Mirar atrás solo para reflexionar.

    Bss

    ResponderEliminar

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras