viernes, 9 de octubre de 2015

¿ Sabes verdaderamente quién eres y quién no eres?


“Solo el conocimiento que llega desde dentro, es el verdadero conocimiento” 
Sócrates


Recuerdo que hace 21 años experimenté la realidad de estas palabras,  era el año 1994  y  llegó a mi, un experienciograma que permite de forma muy clara darte cuenta del nivel de conocimiento que tienes de ti mismo,  así que empecé  a elaborar el ejercicio con mucha ilusión, curiosidad y además con la certeza que el  resultado que obtendría me corroboraría a la perfección que tenía un nivel elevado de auto conocimiento  y que reconocía los rincones más íntimos de mi Ser, sin embargo, cuando obtuve el resultado, vaya palo que me di….. inicialmente me enojé y no di credibilidad al ejercicio, pero pasada la pataleta del momento comprendí, dura y crudamente que el resultado no era engañoso y que  reflejaba  fielmente el tipo de vivencias, pensamientos y sensaciones que tenía.

Con el paso de los años sigo haciendo este ejercicio  (todo el procedimiento,    e interpretación de los resultados del experienciograma, lo encuentras en el segundo capítulo del libro),   y gratamente puedo comprobar que mi autovaloración, autoconfianza, autocontrol y autogestión mejoran proporcionalmente con el  conocimiento que tengo de mi misma, gracias al reconocimiento que tengo de mis debilidades y fortalezas puedo evitar experiencias en las que sé, no saldré muy bien librada y en contra parte lanzarme en aquellas de las  que puedo salir triunfante.

Definitivamente el conocimiento es un cimiento  muy importante  para construir unas bases adecuadas en cualquier tipo de relación y por ello, no en vano Davinci decía “sólo se ama lo que se conoce” y precisamente esta ha sido la ganancia en haber invertido tiempo y esfuerzo en descubrir, quien soy y quien no soy, pues partí de un punto en dónde no me conocía por lo tanto no me amaba, no me respetaba, no me valoraba lo suficiente y por supuesto, si esto no lo hacía por mi misma pues qué decir de lo que permitía me llegase del exterior;  y a día de hoy el fruto de mi trabajo interno es el amor , respeto, valoración, comprensión y admiración hacia mi y colateralmente hacia los demás.

Sólo me resta decir que el conocimiento empieza por casa, así que antes de esforzarte y preocuparte por conocer los pensamientos, sentimientos, gustos, debilidades, limitaciones y demás  aspectos de tu pareja, familia, amigos, vecinos, preocúpate por conocer los tuyos primeros  y ocuparte de ti mismo.

Este viaje  del conocimiento aún no ha terminado para mi y me alegro de que no tenga fin,  seguramente a ti también te pasa que independientemente de tu edad sigues sorprendiéndote al descubrir aspectos tuyos que ni sospechabas, así que si tu viaje tampoco ha terminado te deseo un buen viento y buena mar en tus descubrimientos.










3 comentarios:

  1. El verdadero conocimiento de uno mismo es el camino más largo de la vida. Mi sensación es que nunca alcanzare ese conocimiento por completo ya que cada día descubro cosas nuevas. Pero vivo con inquietud y ganas cada día.... hoy que será. .. que bonita sensación. ...motivada cada día.

    Bss

    ResponderEliminar
  2. El verdadero conocimiento de uno mismo es el camino más largo de la vida. Mi sensación es que nunca alcanzare ese conocimiento por completo ya que cada día descubro cosas nuevas. Pero vivo con inquietud y ganas cada día.... hoy que será. .. que bonita sensación. ...motivada cada día.

    Bss

    ResponderEliminar
  3. Izaira, como bien dices el autoconocimiento es un viaje constante, pero cada vez mas motivador, donde aparecen sentimientos de comprensión y compasión consigo mismo.!!

    ResponderEliminar

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras