viernes, 16 de octubre de 2015

Te he dejado de amar....


En este peregrinar por el libro “Los pasos del amor y la capacidad de amar”, llego al tercer paso del amor…..ENAMORAMIENTO, lo que suscita en mí, interrogantes tales como, ¿dejamos de estar enamorados?,  ¿porqué he dejado de tener esas sensaciones que hicieron que no quisiera separarme de ti?, ¿ya no eres esa persona de la que me enamoré?.....Cuántas preguntas y razonamientos hemos tenido alrededor de estos y muchos más cuestionamientos, además de un gran temor en descubrir la verdad, prefiriendo desviar la atención a otros distractores, para evitar llegar a una respuesta que no queremos oír.

Pues bien, después de muchos años navegando por este océano, aparece el siguiente fragmento en el libro, “cuando la atracción y la admiración crecen intensamente, llega un momento en que crean las condiciones ideales para que el cerebro dispare su famoso cóctel del amor, conocido popularmente como estado de enamoramiento. En el fondo, no es más que un flujo de neurotransmisores que acrecientan el deseo y el interés de un individuo por la persona en la que ha puesto su atención, elevando su entusiasmo y su deseo hasta tal nivel que, irremediablemente, entran en juego las actitudes pasionales”, es con este concepto que de forma clara y metafórica, logro comprender el significado de la frase tan popular -el amor es ciego- y no es por otra cosa que no sea estar bajo los efectos embriagadores de este cóctel tan fantástico y a la vez explosivo.  Qué hermoso, romántico, pero sobre todo perfecto, parece todo, no puedo evitar recordar el hormigueo en mi estomago, la sonrisa permanente en mi rostro, el mono tema….cualquier excusa era buena para hablar de lo maravilloso que era él,  su voz era música para mis oídos, etc.  

Pero como es lógico, todo efecto embriagador pasa, y por supuesto se presentan ante nuestros ojos, las limitaciones de quien era tan perfecto meses atrás, disminuye la “emoción” al verle, la intensidad de las múltiples sensaciones es más suave e imperceptible por momentos, pues bien, debido a esto sin duda llegan pensamientos como “esto ya no es lo que era”, “he dejado de sentir por ti...”, “ya no despiertas en mi esa pasión de antes”, “que bonito que era todo”, etc. 

Ese “vacío”, es el que muchas veces nos llevó o lleva a tomar la decisión de finalizar una relación y emprender otro camino, en muchas ocasiones seguramente de forma muy acertada pero en otras igual pudo haber sido de otra forma. Creemos que el amor se ha terminado y ya no hay nada que hacer. He de confesar que cuando esto ocurría en mí,  no podía evitar pasarlo mal días e incluso meses.

Pues bien, afortunadamente cuando llega ese momento, no es el fin!, por lo tanto, “¡Que esperanzador es saber que el verdadero amor no termina aquí, si no que inicia justo donde termina esa fase de enamoramiento!”

Qué alegría reconocer que es en este punto, donde tenemos la verdadera oportunidad de construir una relación fuerte y sana, o, de tomar la decisión de seguir caminos diferentes sin hacernos daño. Cuántas lagrimas y dolores de cabeza me hubiese evitado, si hubiese tenido este conocimiento!.

Así que a partir de ahora, a disfrutar de las mieles del cóctel del amor, con la conciencia de que termina para dar paso al inicio de una fase mucho más enriquecedora y estable, sólo basta con recordar que son siete los pasos del amor que nos desvela el  libro y éste es el tercero, así que aún quedan cuatro pasos por caminar y descubrir sus riquezas.


Buen peregrinar por esta maravillosa estación!!!

2 comentarios:

  1. Así es. Una vez pasas ese puente todo se ve distinto. La verdad que si se supera esa etapa todo esta ganado. Pero que larga se hace cuando no ves ni entiendes lo que está pasando. Eso es el AMOR

    ResponderEliminar
  2. Cuando se ha amado desde el Ser, el amor ya es eterno, lo que realmente es un reto es lo humano, los egos, y salen con todo su esplendor cuando pasa el "Coctel", es entonces cuando realmente pesa o no el valor de lo construído. Toda una experiencia esta de vivir el amor en pareja!!!!

    ResponderEliminar

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras