viernes, 27 de noviembre de 2015

¿No queremos lo mismo?



"Si no podemos poner fin a nuestras diferencias,
contribuyamos a que el mundo sea un lugar
Apto para ellas”

JOHN FITZGERALD KENNEDY


Profundizando en los requisitos que nos plantea el libro para obtener el visado al país del amor, nos encontramos con las “afinidades”, un concepto que aunque todos hemos sufrido sus síntomas, no hemos concienciado y como consecuencia la comprensión al otro ha brillado por su ausencia.

Copio textualmente del libro En el tema de afinidades debes tener en cuenta que la búsqueda de pareja no consiste en encontrar otra persona con los mismos gustos e intereses que los tuyos, pues el hecho que los dos seáis iguales aumentará las posibilidades de llegar a ser excelentes amigos, pero no garantizará la opción de que logréis cuajar como una buena pareja. De hecho, lo que normalmente se busca es que la otra persona llegue a ser complementaria”.

Cuantas veces por un tiempo largo en nuestras relaciones de amistad, familiares o de pareja, hemos sentido que no estamos  hablando el mismo idioma?, porque en esa época, cuando tu más a gusto estás en tu casa, donde sólo te apetece estar tranquila, llega tu chico y lo que él desea es salir de marcha y estar satisfaciendo los deseos de su cuerpo?,  no entiendes porque tu prioridad es tener éxito y triunfar en la vida y tu pareja está más centrado en sus valores internos y no percibes que tenga esa ansia de competir por un trabajo o una casa mejor?.

Pues bien, queridos amigos de camino, esto ocurre porque cada uno de nosotros lleva un ritmo en su propia vida, el cual no es igual para todos y es aquí donde existen la diferencias en el día a día. Yo lo he vivido cuando a mi pareja le he reclamado más mimos y más romanticismo y me era imposible comprender porque para él no era tan importante como para mí.

También llegué a poner en tela de juicio el valor de la amistad con varias personas que considero mis amigos, la medida que hacía de estas relaciones estaban basadas solamente en mi prisma y mis prioridades, por lo tanto, si él o ella estaban dedicando más tiempo a otros aspectos, llegaba a pensar que ya no les interesaba mi compañía y he de confesar que lo que más pena me da hoy en día, es no haber estado a la altura de la amistad que me ofrecían.

Después de reflexionar todo lo anterior en las clases de inteligencia emocional con Francisco y a través de la lectura del libro, puedo decir, que cuando te das la oportunidad de mirar a quienes caminan junto a ti y reconocer su ritmo de vida, llegas a comprender al otro y si pasado un tiempo las afinidades hacen que el distanciamiento sea mayor, éste se hace sin dolor pero con agradecimiento por lo vivido.

Hoy por hoy, doy más valor a todas las personas que me rodean y con las que mantengo una relación, tengo una buena relación con mi hija preadolescente cuando miro desde su perspectiva; la relación con mi pareja es más fluida y serena; Obviamente logro tener una mayor comprensión a mis padres y hermana. Como conclusión puedo decir que al tener esta mirada me como menos la cabeza y puedo dedicarme a proyectos más productivos.

Así que ánimo y disfruta del caminar!!



viernes, 20 de noviembre de 2015

Camaleónico o equilibrado?



En post anteriores te compartíamos los requisitos que debemos tener para adquirir nuestro visado al país del amor y para entender por qué son tan importantes, tomaremos uno a uno para verlos en detalle, iniciaremos con el primero,  Autoestima. A continuación te dejo un párrafo del libro, alusivo al tema.

Por qué el autoestima es un requisito?
Todo el que quiera disfrutar de una auténtica experiencia de amor debería contar con una autoestima equilibrada, ya que esta será la vía y telón de fondo por donde se proyectará y transitará la relación, manifestándose a su vez como fiel reflejo del nivel de capacidad de amar que tenga cada uno de sus componentes.

La explicación parece muy clara, verdad?, sin embargo aquí surge una  pregunta  obligada ¿ Poseo yo una autoestima equilibrada? Y para responderla quizás echemos mano a la información general que existe sobre autoestima, es decir, o tienes autoestima alta o baja, sin embargo al seguir leyendo el libro, el autor nos tira un cable, revelándonos que existen 5 tipos de autoestimas!!, las cuales son *:

Autoestima desestimada:  Popularmente conocida como autoestima baja, quienes la poseen, se caracterizan por tener muy poco aprecio y valor por si mismas, desconocen sus derechos, buscan desesperadamente la aprobación, es objeto de manipulaciones y es un pesimista consumado.

Autoestima inflada: Erróneamente confundida con la autoestima alta, quien la posee se caracteriza por tener una sobrevaloración de sí misma y una infravaloración de los demás, carece de una adecuada percepción sobre el impacto que generan sus acciones en las personas, por lo que fácilmente atropella a los demás, son prepotentes y dominantes.

Autoestima camaleónica desestimada y Autoestima camaleónica inflada: Reúnen características de las dos anteriores, aunque según la tendencia más predominante, se inclinará más a una que a la otra, para aclararlo, algunas características de la autoestima camaleónica desestimada: personas con tendencia a manipular emocionalmente, llegando incluso a usar el rol del victimismo, mientras que la vía de manipulación de las personas con autoestima camaleónica inflada es por medio de juegos de poder e intimidación,  además les preocupa enormemente la imagen que proyectan.

Autoestima equilibrada: Se caracteriza por tener serenidad, autoadministración, autoconciencia, autovaloración y autocontrol, no le interesa entrar en lucha de poderes, es flexible mentalmente, sabe decir sí o no cuando corresponde, admite sus errores y los corrige rápidamente con humildad.

Y ahora, te vuelvo a preguntar, ¿Posees una autoestima equilibrada?...... no te desanimes si descubres que aún no la tienes, la buena noticia es que existen muchas herramientas para que puedas transformar tu tipo de autoestima y por ende tu vida, si, TU VIDA, pues es increíble la forma en cómo nuestra autoestima determina el tipo de relaciones que tenemos, la forma en como socializamos, la manera de resolver conflictos o dificultades, las necesidades que queremos cubrir e incluso el rol que asumimos en una relación sexual.

Nuestra autoestima ha sido heredada en un 25% y el resto la hemos venido adquiriendo  a través de modelos, creencias y experiencias.

Este tema tiene mucha tela para cortar y somos conscientes que no podemos abarcar todos los aspectos en unas cuantas líneas, así que nuestra real intención es motivarte para que inicialmente descubras y tomes consciencia de tu punto de partida e inicies un viaje interno que te lleve a una autoestima equilibrada. Así que esperamos tus comentarios y aportaciones (que seguramente nos arrojarán luces)  sobre las herramientas que has usado y que estás aplicando para mejorar tu autoestima.  Feliz viaje!!










* El autor Francisco Emilio Benítez Aragón ofrece información detallada del tipo de autoestimas en su libro Autoestima y mentalidad bajo el prisma del amor .

viernes, 13 de noviembre de 2015

¿Que isla frecuentas más?


Durante muchos años este interrogante fue mi compañero de camino, un cuestionamiento al que no le encontraba salida y en el cual divagaba una y otra vez, conformándome con el recuerdo o con lo que quedaba de ese efecto embriagador del “coctel del amor”. Sin embargo, que esclarecedor fue cuando tuve la oportunidad de conocer la analogía que se presenta en el tercer capítulo del libro.
Esta analogía, no es otra que reconocer en qué momento hemos desviado nuestro viaje y en vez de avanzar hacia ese gran país que es el amor, nos hemos quedado en alguna o algunas islas menos atractivas pero que sin duda nos ofrece una zona deconfort.
Honestamente, he de admitir que reconocer lo que plantea el libro en estas líneas y aceptar que no estaba en el país del amor me generó incertidumbre, tristeza y desasosiego;reconocer en que isla estaba cómoda y de la cual no quería salir me llevo su tiempo. Es muy fácil dejarnos envolver por el facilismo y lo cotidiano sin mirar más allá.
Cuando realicé la introspección, pude observar que el concepto del amor que me había vendido durante varios años de mi vida, me había conducido a la isla del capricho, donde quien gobernaba no era otra cosa que mis peticiones, deseos y necesidad de complacer a la niña que quería obtener eso que tanto deseaba. No obstante, esta no era la única isla que había estado visitando, también he estado en la isla del cariño, donde por no querer estar sola y al precio que fuese, aceptaba la compañía de personas,a las que sabía no llegaría a amar, confieso,que reconocer que por miedo a la soledad he sido una habitante asidua en este  paraje, me dio unas cuantas vueltas.
Sin embargo, en la que he habitado por gran parte de mi vida ha sido en la isla de la costumbre, desde mi experiencia la más peligrosa, ya que ofrece un área de confort bastante grande, donde podemos pasar, limpiar y hasta dormir sin ser conscientes del tiempo que esto nos lleva. Aquí me he auto-engañado, haciéndome creer que esto era el amor; Deduciendo que era “normal” hacer de una relación un contrato de servicio, donde cada uno tenía una función específica a cumplir y poco más.

No obstante, lo más importante es hacer conciencia de que nos queda por delante un gran trayecto hacia el cual conducir, superando ante todo nuestras propias limitaciones y de esa forma tomando con seguridad el timón de nuestra propia vida. Por experiencia de estos últimos años puedo decir que cuando navegamos en nuestra propia vida, dejamos de responsabilizar a los demás de la falta de amor, por lo tanto dejamos de sufrir y perder el tiempo en tonterías, encontramos nuestra riqueza y por lo tanto la de quienes nos rodean.

Todo esto que he descrito en este post, es un trabajo, que nos lleva a salir de la zona de confort y empezar a preparar el visado que nos lleva a ese país tan anhelado…..el Amor.

Por lo tanto, sólo me resta desearnos una buena navegación en estas aguas, algunas veces turbulentas pero sin lugar a duda con un destino agradable y reconfortante.


viernes, 6 de noviembre de 2015

Buscando visa


El reto más importante del desarrollo de la capacidad de amar es recorrer el tránsito entre <<querer>> y <<amar>>. Querido compañero, permíteme que ilustre este paso de manera analógica con lo que atañe a la obtención de un visado, como el que solicitas cuando pretendes viajar a un país para el cual te lo exigen. Es evidente que existen ciertos requisitos que debes cumplir para que te sea otorgado, de manera que, si los reúnes, puedes optar por dicha visa, pero si no logras cumplir con ellos, te será denegada y no podrás viajar al destino que deseabas.


Inicio este post con el párrafo del libro que me ha motivado escribirlo...... y es que la idea me pareció fascinante y al leer los requisitos que se deben tener para acceder a ese país, comprendí, por qué, mis relaciones se quedaban estancadas , y precisamente no por falta de voluntad y esfuerzo… se quedaban ancladas porque ninguno de los dos contaba con todo lo necesario para viajar.



Quizás a ti también te ha pasado o te esté sucediendo que quieres dar un paso adelante en tu vínculo, pero por más tiempo y dedicación que inviertes, los resultados no te llevan a donde deseas, lo más obvio es que te preguntes pero ¿qué me pasa?, ¿qué nos está pasando? ¿Por qué ya no existe la magia de antes?...quizás con la siguiente información puedas responder a esas preguntas; sin entrar en detalles te enumeraré los requisitos que debes tener para optar por tu visado:

1. Autoestima equilibrada
2. Afinidad de ejes, necesidades, edad mental y capacidad de amar
3. Capacidad de intimidad
4. Espacio personal
5. Mentalidad adecuada.

No sé cuáles serán tus conclusiones, pero desde luego, las mías me parecieron difíciles de aceptar y es que evidentemente si no cumplo con todo ello, no llego al amor, eso en pocas y crudas palabras quiere decir que aún no estaba viviendo en el país que anhelaba.

Desde luego, la responsabilidad de adquirirla solo depende de uno mismo, el visado es individual e intransferible, no existe la opción extensiva, es decir, de nada sirve que tu pareja la tenga y tu no, pues esta no te cubre a ti, por lo que, o la tienes o no la tienes, esa es la cuestión.

También comprendí que dadas las exigencias del visado, nadie puede dar pasos por mí, este es un trámite que nos atañe de forma personal, a nuestro propio ritmo, sin prisa pero sin pausa.

Esta analogía es reveladora y útil a la vez, pues permite que nos demos cuenta, cuales son los requisitos que aún no cumplimos y por los cuales tenemos que optar; de forma personal he de confesarte que a mí me resultó como una carga de motivación, pues ya sabía hacia dónde dirigir mis esfuerzos.

Sin embargo cabe una segunda opción y es que decidas que no quieres aplicar por esa visa, y aquí la pregunta obligada es, si no viajo al país del amor y ya no pertenezco al país del querer ¿a dónde residirá mi relación?... En el post de la próxima semana te lo revelaremos, de momento saca tus conclusiones y ponte manos a la obra si lo que quieres es conquistar ese país.

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras