viernes, 5 de febrero de 2016

¿Te ha sucedido?... seguro que si!!


Continuando con las pautas especiales para el amor, existen más aspectos que se destacan en el libro que estamos trabajando en este blog. Esta semana vamos a centrar nuestra atención en tres de ellos.

El sincericidio, es el primero que mencionaremos y para comprenderlo traigamos a nuestra mente, aquellas veces que habiendo contado alguna confidencia a nuestra pareja, no comprendemos porque no se lo ha tomado bien, teniendo por supuesto como resultado un deterioro en la relación; Pues bien, puede ser que en el afán de ser transparentes, hemos olvidado un punto muy importante…..la prudencia?, si es así, tengamos siempre presente que no se trata de ocultar información, sino de buscar el momento y ambiente adecuado en el cual hablar.

Por experiencia propia os digo, que si callamos por miedo al rechazo o a la soledad, estamos cayendo en deshonestidad, no solamente con quien comparte nuestro camino sino aún más importante, con nosotros mismos; por ello, pensemos que no se trata de ir atropellando a quien o quienes están con nosotros, por lo que por respeto, lo más conveniente será preparar el momento en el cual expresar lo que así deseamos y observar si a quien queremos comunicar se encuentra en disposición de escucharlo y comprenderlo. 

Otro aspecto importante, es el denominado en el libro como casete, os aseguro que muchos de nosotros hemos caído en este comportamiento prácticamente sin darnos cuenta y no es otra cosa que callarnos algunas cosas que no nos gustan de nuestra pareja, por lo que, en el momento que ocurre un evento (algunas veces insignificante), nos enfadamos y mencionamos toda la lista de aquello que nos hemos guardado, pero más “impactante” aún, es la forma como decimos  todo esto, generalmente de mala manera, ocasionando más daño que bien a la relación.

Por lo anterior, llegamos al mismo punto y es aprender a decir las cosas en el momento apropiado pero siempre bajo la luz del respeto y la compasión.

Por último, en este post hacemos referencia a otro de los aspectos que Francisco Benitez nos expone el 4 capítulo del libro y es el que menciona como al romper no encerrarse, esto no es otra cosa que recordar nuestra actitud cuando damos por finalizada una relación, ¿qué solemos hacer?, ¿nos encerramos en nuestra casa?, ¿dejamos de comer?, ¿descuidamos nuestra higiene y aspecto personal?, ¿damos vuelta una y otra vez a pensamientos poco constructivos?. Si alguna de estas actitudes u otras igual o más negativas, se hacen presentes, lo único que obtendremos será un deterioro personal y disminución en el amor propio. Por lo tanto, es hora de romper con estos tópicos y demostrarnos a sí mismos, que cada experiencia por más dolorosa que sea es un aprendizaje en este viaje, cuando  una etapa termina es porque seguramente ha llegado el momento de reinventarse y de tomar nuevos retos.

Por vivencia personal, puedo compartiros que cuando logramos superar estos tres aspectos, la vida se vuelve más sencilla, el fluir con tu pareja y seres queridos es más liviano, pero ante todo, tu viaje se hace más ligero de equipaje.

Feliz semana peregrinos y gracias por estar ahí!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras