viernes, 25 de marzo de 2016

Momentos de ternura



"Nada es pequeño en el amor.
Aquellos que esperan las grandes ocasiones
para probar su ternura
no saben amar".



Compañeros de camino, estamos llegando al quinto paso del amor " La ternura", y  estar aquí es sinónimo de haber entrado ya al país del amor.

Y qué es la ternura? según el autor, explica, que se evidencia "en esa etapa en la que tratamos a la persona con que tenemos establecido un vínculo con dedicación y con una actitud usualmente más cuidadosa y amable, sin que ello esté supeditado a fechas especiales o a terceras intenciones...En realidad , la ternura se manifiesta de forma continua y no temporal o pasajera.

Supongo que todos en algún momento de nuestra vidas hemos experimentado la ternura, ya sea por que nos la han brindado o por que hemos sido nosotros los que hemos brindado esa actitud ... pero por qué fue efímera? por que no perduró con los años?, si seguimos el hilo conductor del libro, podríamos responder que quizás se debió a que existían otras intenciones e intereses de por medio. Ejemplos al respecto sobran, por citar algunos, está el momento en que los hijos cuando quieren pedir permiso para salir o necesitan dinero, se comportan de forma especial con sus padres, les abrazan, besan, recogen la mesa..las personas que llenan a su pareja de frases románticas y caricias por que quieren sexo, y las que de repente se comportan de manera más servicial por que se aproxima la fecha de su cumpleaños...

Ejemplos como los anteriormente mencionados son los que me llevan a valorar la frase con la que inicia el post y me lleva a reflexionar que la ternura no es una carta de intercambio, es decir, no es un as bajo la manga que utilizo para lograr lo que quiero, la auténtica ternura no sabe de fechas y momentos especiales, se prodiga indistintamente de forma continua y permanente y nos dota de la capacidad de mostrar una sensibilidad especial para con los estados interiores de los otros, generando así empatía y comprensión.

Para llegar a este paso, no se hace de la noche a la mañana, se alcanza de forma progresiva como fruto de la evolución del sentimiento. 

Quizás el término como tal te sugiera dudas y te lleve a sacar conclusiones apresuradas acerca de tus actos o los de tu pareja, creyendo que son verdaderos actos de ternura; y para que nos quede claro a todos, nos dedicaremos en las próximas entregas a hablar de las máscaras del amor, de todas esas cosas que pasan en el día a día de muchas relaciones y que las catalogamos como actos de amor pero que viéndolos desde otro punto de vista no son así.

Nos veremos pronto, no sin antes desearte una buena semana de descanso, reflexión, ternura, comprensión, respeto, aceptación... vamos... llena de amor.




viernes, 18 de marzo de 2016

Aterrizando la aceptación



Amigos, ha llegado el momento de hacer un breve resumen de todo lo hemos venido comentado desde el pasado mes de enero en este crucial cuarto paso hacia el país del amor, LA ACEPTACION.

Recordemos que el libro nos presente varios aspectos que practicándolos nos permitirán tener relaciones sanas, enriquecedoras, pero mejor aún, entrar al verdadero sentimiento tan anhelado y deseado por todos…….. el amor.

Saber reconocer el punto en el que estamos en este momento, nos dará la facilidad de iniciar o continuar este camino. Si reflexionas y observas con verdadera honestidad, serás capaz de dar un paso gigante, para ello dejamos algunos interrogantes para ayudarte…

¿Mantienes en tus relaciones, la confianza, el respeto y el amor?, recuerda que son vasos muy importantes como cimientos en tus relaciones.

¿Reconoces el momento apropiado para hablar y hacer conocer tu opinión y decisiones?, importante saber continuar pero también saber decir adiós.

¿Desde qué lógica hablas con los tuyos?, comprendes y reconoces las suyas?, sin duda, si lo prácticas, dejarás de discutir y tendrás conversaciones mucho más enriquecedoras y efectivas.

¿Sabes qué lenguaje utilizas para manifestar tus sentimientos y cuál emplea tu pareja, tus hijos, amigos, padres, familia, etc.?. En el momento que logres identificarlo, experimentaras la verdadera comprensión y compasión por los otros.

¿Eres capaz, de ver tus relaciones con perspectiva y así comprender los eventos que se presentan en ella?. Practicándolo te darás cuenta que dejas de divagar en situaciones que no te permiten tomar decisiones honestas y oportunas. Por otra parte, te permite ser empático con todos los que compartes tu vida.

¿De que está llena tu copa con la que brindas constantemente en tus relaciones?, reflexiona en aquello que ofreces a diario a tus seres queridos, los enriqueces o los empobreces con tus actitudes y sentimientos?  

Estos son algunos de los interrogantes que me surgen para ayudarte a tener una visión de este cuarto paso, pero a demás te dejo los interrogantes que nos deja el autor en su libro.

¿En qué medida te aceptas honestamente a ti mismo?

¿Qué cosas son las que te hacen más difícil la aceptación de otra persona?

A lo largo de tu vida, ¿Cuál ha sido la aceptación que más satisfacción te ha dado conseguir?


Deseamos que en estos días puedas hacer una introspección que te lleve a buen puerto y poder así entrar en el país del amor!!.

viernes, 11 de marzo de 2016

Esta tu copa llena para brindar?


Hemos llegado a la última pauta especial del amor que nos propone el libro y he de decir que es una de las que más me gusta.

El amor es un brindis…. Y para que así lo sea,  es necesario contar con dos copas que estén llenas, para luego elevarlas y decir,  ¡Salud!. …. Para que este brindis se dé adecuadamente, cada componente de una relación ha de aportar y presentarse con su propia copa llena, pero exactamente de qué?.... de autonomía, seguridad, autocontrol, emprendimiento, capacidad de amar, capacidad de negociar, madurez, entrega, compromiso, autoestima equilibrada, mentalidad apropiada… y mucho más..

Pero qué pasa, si alguno de los dos, se presenta al brindis con su copa vacía o poco llena? … pues que esperará que el otro se la llene con el líquido de su copa… te suena de algo este símil? Cuántas veces nos ha pasado, que nos acercamos a una persona con la esperanza de que llene nuestros vacíos y “complete” nuestra existencia.

Erróneamente,  hemos dado por sentado que al encontrar la persona con la que compartiremos nuestro presente y futuro, ya no es necesario cultivarnos internamente y que ya todo está hecho, olvidamos que las relaciones pasan por diferencias y aquí radica la importancia de la copa que yo traigo, pues ese líquido es el que usaré para enfrentar dificultades, altibajos, diferencias, alegrías, triunfos, retos…  En resumidas palabras,  el contenido de tu copa es todo lo que tu puedes aportar en un relación, es la riqueza que puedes ofrecer por la sabiduría que te han dado las experiencias vividas, es el fruto del trabajo hecho por mejorarte a ti mismo  y que al fin y al cabo servirán  para complementar al otro.

Para sacar más provecho a este post, te invito a que te preguntes y contestes honestamente al siguiente interrogante ¿ Está tu copa llena? ¿ De qué esta llena? ¿Estáis brindado los dos en equilibrio o alguno está esperando a que el otro vierta un poco de su líquido en la copa? ¿Eres de los que dices,  él es que aporta estabilidad/ ella es la que me aporta seguridad/ … y cuándo el otro/otra  ya no estén, qué pasara?


Deseo que este post te haya motivado suficientemente para seguir alimentando tu riqueza interna y mantener de esta forma tu copa siempre llena…  Así que mi querido compañero de camino, levantemos nuestros copas y ¡SALUD!!!

viernes, 4 de marzo de 2016

Perspectiva en el amor.....

La publicación de esta semana, nos da otra clave que contempla el libro los pasos del amor y la capacidad de amar, en el cuarto paso “la aceptación”.


Te preguntaras ¿frente a un evento en mis relaciones personales, miro con perspectiva?, ¿Cómo debo hacerlo?, ¿Qué debo tener en cuenta para hacerlo?, pues bien, eso es lo que al leer el libro he podido aprender y lo quiero compartir con todos vosotros.

Sin lugar a duda, en todas las relaciones sean estas de amistad, hijos, pareja, etc., se presentan momentos de desacuerdo que pueden llevar a una discusión o a un malestar entre las dos personas, lo que hace la diferencia entre terminar en un campo de batalla y una pronta solución, está en la forma como enfocamos tal desacuerdo, por lo que si nos enfocamos en que la otra persona no nos entiende, culpabilizándole de la situación, lo más seguro es que esto termine en una fuerte discusión, desgastando energía y tiempo. Sin embargo, si lo que hacemos es focalizar toda nuestra atención en la situación, sin lugar a duda, la solución llegará con más rapidez y  ante todo con sensatez.

Por otra parte, si somos capaces de aceptar que cada ser humano es diferente y que no existen dos personas iguales, seguramente comprenderemos que, la persona que comparte con nosotros éste camino, tiene diferencias con respecto a nosotros y no siempre son defectos, es decir, el simple hecho de que no piense, sienta o actúe como tú, no quiere decir que sea un defecto, esto nos ayuda a trivializar aquellas cosas que no nos gustan para sobrellevarlas sin angustia ni victimismo.

En éste punto vale la pena citar un fragmentó del libro que dice : “se puede considerar como defecto aquello que claramente perjudica a la persona, como la drogadicción, ludopatía, alcoholismo y otras adicciones que claramente actúan en detrimento de su salud, que ponen en peligro su vida y terminan afectando la relación, pero la mayoría de los acontecimientos que tienen las relaciones no están bajo la categoría de defecto, sino bajo la categoría de diferencia”. Estoy segura que esta aclaración ayuda a darle a cada situación su justo peso.

Por último, hay otra situación que nos ayuda a tener perspectiva y es el saber reconocer cuando debemos partir y hacerlo sin miedo al sufrimiento. Todos sabemos dentro de nosotros cuando una relación nos está haciendo daño, por el padecimiento que sentimos. Pues bien, hemos de saber decir adiós, teniendo presente que aunque nos cause dolor, este es por un bienestar propio, aquí, recuerdo la analogía a la que hace referencia el autor, cuando una persona decide y elige salir de una adicción, pasa por una fase que no puede saltarse conocida como “mono”, pero todos sabemos que esta no es eterna y cuando sale victorioso de la misma, llega a ese estado de bienestar y de recuperación. De esta misma manera, nos ocurre en el campo afectivo, si tenemos claro nuestro objetivo, aunque suframos podemos salir del mismo sin dar tantas vueltas innecesarias.

Los tres puntos que mencionamos en este post, nos llevan a tener una perspectiva en los eventos que habitualmente se nos presentan, es aprender a ponernos el sombrero de otro color para ver las cosas en otra escala de colores. Por experiencia personal puedo compartiros que si se practican a conciencia, llegamos a entender y comprender a las personas que tenemos a nuestro alrededor, dejamos de desgastar energía en sensaciones y obviamente en pensamiento inapropiados, por lo que como resultado estaremos enriqueciéndonos  a nosotros mismo y a nuestra relación.

Así que amigos, no dejéis de practicar y vuestro camino será mucho más bello!!

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras