viernes, 11 de marzo de 2016

Esta tu copa llena para brindar?


Hemos llegado a la última pauta especial del amor que nos propone el libro y he de decir que es una de las que más me gusta.

El amor es un brindis…. Y para que así lo sea,  es necesario contar con dos copas que estén llenas, para luego elevarlas y decir,  ¡Salud!. …. Para que este brindis se dé adecuadamente, cada componente de una relación ha de aportar y presentarse con su propia copa llena, pero exactamente de qué?.... de autonomía, seguridad, autocontrol, emprendimiento, capacidad de amar, capacidad de negociar, madurez, entrega, compromiso, autoestima equilibrada, mentalidad apropiada… y mucho más..

Pero qué pasa, si alguno de los dos, se presenta al brindis con su copa vacía o poco llena? … pues que esperará que el otro se la llene con el líquido de su copa… te suena de algo este símil? Cuántas veces nos ha pasado, que nos acercamos a una persona con la esperanza de que llene nuestros vacíos y “complete” nuestra existencia.

Erróneamente,  hemos dado por sentado que al encontrar la persona con la que compartiremos nuestro presente y futuro, ya no es necesario cultivarnos internamente y que ya todo está hecho, olvidamos que las relaciones pasan por diferencias y aquí radica la importancia de la copa que yo traigo, pues ese líquido es el que usaré para enfrentar dificultades, altibajos, diferencias, alegrías, triunfos, retos…  En resumidas palabras,  el contenido de tu copa es todo lo que tu puedes aportar en un relación, es la riqueza que puedes ofrecer por la sabiduría que te han dado las experiencias vividas, es el fruto del trabajo hecho por mejorarte a ti mismo  y que al fin y al cabo servirán  para complementar al otro.

Para sacar más provecho a este post, te invito a que te preguntes y contestes honestamente al siguiente interrogante ¿ Está tu copa llena? ¿ De qué esta llena? ¿Estáis brindado los dos en equilibrio o alguno está esperando a que el otro vierta un poco de su líquido en la copa? ¿Eres de los que dices,  él es que aporta estabilidad/ ella es la que me aporta seguridad/ … y cuándo el otro/otra  ya no estén, qué pasara?


Deseo que este post te haya motivado suficientemente para seguir alimentando tu riqueza interna y mantener de esta forma tu copa siempre llena…  Así que mi querido compañero de camino, levantemos nuestros copas y ¡SALUD!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras