sábado, 30 de abril de 2016

2 Mitos que no representan el amor

Como bien sabes, estamos detallando desde hace varios post algunas máscaras que nos ocultan el verdadero significado del amor y que nos son reveladas en el quinto capítulo del libro los pasos del amor y la capacidad de amar.

Ha llegado el momento de presentar la máscara llamada mariposeo y aquí solo me resta lanzar un interrogante para que te lo contestes, ¿alguna vez has medido el amor por el cosquilleo que sientes cuando ves a la persona en cuestión?

Casi puedo asegurar que un gran porcentaje levantaría la mano y aún más....has llegado a cuestionar iniciar o terminar una relación porque no existe tal mariposeo, dando a este síntoma un gran peso en varias de tus decisiones importantes.

Pero, tal y como lo comenta Francisco Benítez en su libro "hay quienes son muy visuales, otros más auditivos y otros cinéticos" y obviamente para quien no es cinético el tema de las sensaciones (mariposeo) no es lo más habitual, por lo que erróneamente podría llegar a la afirmación de que nunca se ha llegado a enamorar.

Amigos peregrinos, por experiencia os digo que el mariposeo es una sensación muy placentera sin lugar a dudas, pero más beneficioso y enriquecedor es vivir el amor desde la admiración y la aceptación, os aseguro que si no estás pendiente de dicho cosquilleo podrás disfrutar de la verdadera esencia de las personas que te rodean.



Otra máscara que tendemos a confundir con el amor es el atontamiento, creemos que estar distantes, fuera del presente, despistados, sin capacidad de concentración, son sinónimos de estar enamorados, pero que lejos estamos, cuando realmente amas, estas más presente y más atento que nunca, porque el amor te mejora, te pule y hace de ti, tu mejor versión. En pocas palabras amar es…tener el corazón abierto pero con los pies en la tierra.



Por ahora, sólo nos resta desearos un buen fin de semana y un caminar tranquilo y feliz!!

viernes, 22 de abril de 2016

Amas en libertad?


Continuando nuestro recorrido por las máscaras, nos encontramos con una, que desde mi punto de vista, tendríamos que reflexionarla con detenimiento y apertura de mente, se trata nada más y nada menos que de El control y la dependencia.

Inicialmente, vale la pena tener como punto de partida el autoestima, pues como muy bien sugiere el autor, Francisco Benítez, “detrás de esta máscara se encuentra un problema de inseguridad, de autoestima que puede originarse por la vertiente   de la desestima o por el de las personas infladas”.



Y cómo saber si estamos allí?. Si eres el tipo de persona, que te cuesta vivir la soledad,  percibir tu propia valía, afrontar tus debilidades… y sientes la necesidad imperiosa de tener a tu lado una personas más fuerte y mejor que tú, para así, obtener tranquilidad y seguridad frente a la vida y el simple hecho de pensar en la remota posibilidad de perderle te lleva a la conclusión que sin su presencia, no eres nadie y que tu vida se derrumba, entonces, querido compañero, estamos hablando de Dependencia.

Y qué inconveniente hay, de que sea dependiente?, pues verás, este comportamiento, poco a poco, va llevándote a posturas de sometimiento hasta el punto de soportar comportamientos inadecuados, todo con tal de no perder a esa persona, aunque quizás, lo más preocupante, es que llegas al punto de renunciar a tus sueños y proyectos, por estar al lado de una persona que te da, lo que tu crees que no tienes.

La otra cara de la moneda nos presenta a la persona que hará lo que sea necesario para crearle dependencia a  su pareja, pues, le genera la sensación de vinculación, aunque en realidad es un control disfrazado de amor.

Sus comportamientos tienen un alto contenido en  manipulaciones de dominio y poder, eligen, y deciden por ti, cortan tus alas, disponen de tu tiempo, buscan incluso la forma de alejarte de amigos y familia y cuando llegan a sus actitudes más álgidas ejercen sobre ti una violencia psicológica que va minando tu seguridad.

Te parece que estas dos actitudes son muestras y sinónimos de amor?... es probable que confundas la sensación que produce el control y la dependencia con el amor, pero según los expertos en el tema,  (Psicólogos, teólogos, sociólogos.. entre otros) el amor te hace libre y aquel que ama, acepta al otro como es, sin el ánimo de transformarle para su propio beneficio y como dice Walter Riso “Amar no es poseer, amar es respetar la libertad del otro, hasta las últimas consecuencias”

Espero que estas reflexiones te sirvan de punto de partida para sacar tus propias conclusiones y si las quieres compartir, serán más que bienvenidas.

Disfruta del fin de semana y hasta pronto!




viernes, 15 de abril de 2016

3 Máscaras del amor que deberías conocer.

En los post anteriores hemos mencionado 4 máscaras del amor: regalo, frasco de suero, lágrimas y celos. Esta semana nos vamos a detener en otras tres que se mencionan en el libro los pasos del amor y la capacidad de amar. Cabe aclarar que todas tienen igual de importancia en el momento de detectarlas, recuerda que estas tapan el verdadero rostro del amor, bueno, sin más preámbulo pasamos a mencionarlas:






Costumbre

Aquí cabe hacer mención a las palabras del autor, “Es más fácil decirle adiós a la persona que amamos, que decirle adiós a aquella a la que estamos acostumbrados”.

¿Y qué podemos decir al respecto?....Cuánta razón hay en esta afirmación.

Si realmente amas a alguien, deseas que esa persona esté en el lugar que le haga más feliz y…. si no es a tu lado, lo aceptas y le dejas partir. Sin embargo, cuando vives una relación sustentada en la costumbre –difícil de diferenciar del verdadero amor- es muy probable que seas inseguro y que sin darte cuenta pasen los años y al mirar dentro de ti, sólo encuentres cariño, reconociendo que no existe ese sentimiento profundo llamado amor.

No es sencillo reconocer esta máscara, generalmente te engañas pensando que la rutina hace que el amor pierda fuelle y te quedas allí tan tranquilo sin intentar avanzar un paso más. Cuando amas a alguien internamente lo sabes, no tienes duda, sabes que está.


Analfabetismo emocional

Para reflexionar sobre esta máscara del amor, basta con que contestes estos interrogantes:

¿Has confundido amor con agradecimiento?...... 

Sin darte cuenta en algún momento de tu vida iniciaste una relación amorosa con alguien, pero en realidad, lo que sentías era un profundo sentimiento de agradecimiento por lo que había hecho por ti en un momento determinado.

¿Era tu mejor amiga/o, pero ese sentimiento lo confundiste con amor?... 

Cuántas veces llegaste a pensar que te habías enamorado de tu mejor amiga/o, pasaba por tu mente ideas como, es la mejor persona a la que puedo tener como pareja, siento algo que me hace pensar que no es amistad sino amor.

¿Confundiste fraternidad con amor?...

Al ver como esa persona se preocupaba por ti, te hizo encaminarte  hacia una relación cuando en realidad lo que había era un sentimiento de fraternidad y solidaridad.

Podríamos generar más interrogantes parecidos a los anteriores, sin embargo, la conclusión es la misma: es muy importante aprender a reconocer en ti cada sentimiento que se genera en tu fuero interno, de esa forma podrás identificarlo y evitarás caer en relaciones inapropiadas.


Intercambio de servicios

Esta máscara del amor está muy integrada a un gran porcentaje de los seres humanos, pues desde muy pequeños, nos enseñaron que si te dan algo, tú debes responder de la misma forma, eso nos ha llevado a situaciones como:

Si invitas cenar y tus invitados te traen una botella de vino, cuando ellos te inviten a su casa tú has de llevar algo, ¿Por qué?, porque ellos así lo hicieron y no está bien visto si no lo haces.

Cuando alguien te abraza, has de responder el abrazo, de lo contrario puedes pasar por ser una persona maleducada.

Pues bien, te describo a continuación lo que Francisco Benítez nos propone en esta parte del libro -Cuando un ser querido te exprese sus sentimientos diciéndote que te quiere o que te ama, no respondas nada o, a lo sumo, di “gracias” y observa cómo reacciona-.

Si realmente te detienes en este punto, simplemente por unos minutos y recorres algunas de tus relaciones, seguramente encontrarás alguna en la que sin darte cuenta entraste por simple cortesía y sin saber más adelante como decir adiós.

En este punto, seguramente te has identificado con alguno de los mitos que hemos mencionado, por lo tanto de momento vamos a dejarte estas 3 máscaras, para que continúes con tu reflexión y si es el caso revises en ti lo que creas necesario.

Feliz semana y nuestros  mejores deseos en tu caminar por este país del amor!!


viernes, 8 de abril de 2016

Dos falsos mitos que desvelan, que no nos aman como parece.

Hoy, hemos traído dos nuevas máscaras que nos ayudarán a quitar unos cuantos mitos que tenemos acerca de lo que creemos que es amor, pero que lejos está de ello.

La primera de ellas, tiene que ver con la falsa creencia de que las lágrimas demuestran la intensidad del sentimiento, seguro has escuchado o quizás tú mismo, habrás pensado o pronunciado frases como: “Parece que le importa muy poco lo que ha sucedido, no tiene corazón,  pues  no ha soltado ni una sola lágrima”, o “No ha parado de llorar desde lo sucedido, se nota que le amaba intensamente”… Las lágrimas son una forma más de expresar una sensación, ya sea de tristeza, alegría, rabia, miedo e incluso manipulación... pero es sólo una forma más, no la única; existen personas a las que les es más fácil utilizar esta vía para canalizar sus emociones pero esto no significa que son las que más aman.


Sería absurdo, utilizar el lagrimómetro como medida estándar para saber la cantidad de amor que tienen hacia nosotros o que tú tienes hacia otros.  Las lágrimas hablan más de la sensibilidad (y también sensiblería) que puede llegar a tener una persona, que de la capacidad de amar que posee.

El segundo mito que queremos desvelar, es el controvertido tema de los celos, si, ya sabemos que en exceso son peligrosos pero un poquito, son saludables para la relación…. Noooo, ni un poquito. Donde hay celos, no hay cabida para el amor, la presencia de celos denota una baja valoración y confianza en sí mismo, que volcamos en el otro y como ya hemos visto a lo largo de los anteriores post, estos síntomas muestran una autoestima inadecuada, requisito indispensable para poder amar.

En el libro “los pasos del amor y la capacidad de amar”, el autor, Francisco Benítez,  nos hace referencia de la visión de los cinco diferentes tipos de celos que existen y su relación con cada clase de autoestima: (Según Omar Falworth, en su libro "El arte de amar y hacerse amar") 1. Celos por miedo al abandono. 2. Por identificación. 3. Por orgullo. 4. Celos físicos. 5. Por falta de autovaloración. 

Las personas con autoestima inflada suelen padecer celos de tipo físico y por orgullo; por el contrario, quien tiene una autoestima desestimada, sufre de celos por miedo al abandono y por falta de valoración, por último los celos por identificación corresponden a las personas con autoestima camaleónica.

En definitiva, los celos,  son un ingrediente que van dejando un amargor cada vez mayor en el día a día de una relación, su presencia, va quitando naturalidad, confianza, armonía y bienestar y te convierten en una persona ansiosa, controladora y en los peores casos maltratadora.

Te invitamos a que reflexiones en torno a estos mitos que te presentamos, quizás formen parte de la realidad del vecino o quizás esté tocando a tu propia puerta…

La mejor forma de saber cuántos nos aman, son los hechos, ellos, hablan por sí solos.








 

viernes, 1 de abril de 2016

¿Realmente es amor?



Tal y como lo comentamos en el post anterior, ha llegado el momento de mencionar algunas de las máscaras que usamos en el amor y la ternura, para ello copio textualmente la introducción que al respecto nos hace el autor...” Es frecuente que muchas personas utilicen –consciente o inconscientemente- máscaras que les tapan el verdadero rostro del amor, hasta el punto que un uso familiarizado y continuado de estas, puede generar que ya no se logre distinguir entre la máscara y la verdadera identidad.

He de reconocer que algunas de las máscaras que mencionaremos en este blog, las he podido identificar y superar, sin embargo, debido a las creencias que he cultivado durante tantos años, hay otras que aún me cuesta quitarme y eliminarles el valor que representan, esto no quiere decir que me haya dejado vencer por ellas, cada día es una oportunidad para ganar esta batalla e ir descubriendo el verdadero rostro del amor; por eso os invito a que miréis muy dentro de vosotros con honestidad y encontrareis aquellas cosas que están por quitar y que facilitarán el camino en vuestras relaciones.

Iniciamos hablando de la máscara de los regalos, cuántas veces has realizado o escuchado comentarios como ¿sólo te ha regalado eso?, Pues que poco te quiere o valora; Para haberse gastado todo ese dinero es porque te quiere mucho. Qué gran error es medir la intensidad del amor por el valor de los regalos y peor aun compararlo con los que otras personas han dado antes o dan a sus parejas. El amor, es mucho más que la cantidad de billetes disponibles para comprar un detalle. Como ya lo habíamos comentado en una publicación anterior, el regalo más preciado es el tiempo y la calidad del mismo que ofreces a quienes amas, también aquellas cosas que haces única y exclusivamente para esas personas, por dar un ejemplo, un álbum de fotos de momento vividos juntos (requiere de tiempo y es un regalo exclusivo).

Otra máscara muy poco reconocida como tal, es la llamada frasco de suero, de manera muy personal pienso que en gran porcentaje es una de las más utilizadas y manipuladoras. No es otra cosa, que vender al otro y sobretodo así mismo que….sin él o ella no es posible seguir viviendo, sin ti no soy nadie, me siento vacío cuando no estás, te necesito para respirar, eres mi fuente de energía para continuar…etc. Y peor aún es el mensaje que recibimos constantemente en algunas series de televisión, películas y en canciones con un contexto “altamente romántico”. Vale la pena que aquí nos detengamos y reflexiones si éstas expresiones hacen parte de tus “muestras” de amor y si es así, por un momento recuerda a cuantas personas que ya no están contigo se lo has dicho y tu aún estas vivo y disfrutando de la vida; Por lo tanto no dejan de ser palabras que venden una idea inequívoca de lo que es el verdadero amor.

Amigos, os dejamos estas dos máscaras para que las analicéis durante esta semana y las podáis identificar en vosotros si es el caso. Recordar que podéis profundizar más este tema en el libro que da título a este blog Los pasos del amor y la capacidad de amar.


Feliz fin de semana y buen camino.

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras