viernes, 22 de abril de 2016

Amas en libertad?


Continuando nuestro recorrido por las máscaras, nos encontramos con una, que desde mi punto de vista, tendríamos que reflexionarla con detenimiento y apertura de mente, se trata nada más y nada menos que de El control y la dependencia.

Inicialmente, vale la pena tener como punto de partida el autoestima, pues como muy bien sugiere el autor, Francisco Benítez, “detrás de esta máscara se encuentra un problema de inseguridad, de autoestima que puede originarse por la vertiente   de la desestima o por el de las personas infladas”.



Y cómo saber si estamos allí?. Si eres el tipo de persona, que te cuesta vivir la soledad,  percibir tu propia valía, afrontar tus debilidades… y sientes la necesidad imperiosa de tener a tu lado una personas más fuerte y mejor que tú, para así, obtener tranquilidad y seguridad frente a la vida y el simple hecho de pensar en la remota posibilidad de perderle te lleva a la conclusión que sin su presencia, no eres nadie y que tu vida se derrumba, entonces, querido compañero, estamos hablando de Dependencia.

Y qué inconveniente hay, de que sea dependiente?, pues verás, este comportamiento, poco a poco, va llevándote a posturas de sometimiento hasta el punto de soportar comportamientos inadecuados, todo con tal de no perder a esa persona, aunque quizás, lo más preocupante, es que llegas al punto de renunciar a tus sueños y proyectos, por estar al lado de una persona que te da, lo que tu crees que no tienes.

La otra cara de la moneda nos presenta a la persona que hará lo que sea necesario para crearle dependencia a  su pareja, pues, le genera la sensación de vinculación, aunque en realidad es un control disfrazado de amor.

Sus comportamientos tienen un alto contenido en  manipulaciones de dominio y poder, eligen, y deciden por ti, cortan tus alas, disponen de tu tiempo, buscan incluso la forma de alejarte de amigos y familia y cuando llegan a sus actitudes más álgidas ejercen sobre ti una violencia psicológica que va minando tu seguridad.

Te parece que estas dos actitudes son muestras y sinónimos de amor?... es probable que confundas la sensación que produce el control y la dependencia con el amor, pero según los expertos en el tema,  (Psicólogos, teólogos, sociólogos.. entre otros) el amor te hace libre y aquel que ama, acepta al otro como es, sin el ánimo de transformarle para su propio beneficio y como dice Walter Riso “Amar no es poseer, amar es respetar la libertad del otro, hasta las últimas consecuencias”

Espero que estas reflexiones te sirvan de punto de partida para sacar tus propias conclusiones y si las quieres compartir, serán más que bienvenidas.

Disfruta del fin de semana y hasta pronto!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras