sábado, 28 de mayo de 2016

Abriendo los ojos al amor

Amigos, es sorprendente ver el gran número de máscaras bajo las que ocultamos el verdadero amor, llevamos ocho publicaciones comentando cada una de ellas y por supuesto hoy no podíamos dejar de hacerlo. Te invito antes de entrar a mencionarlas, que hagas un alto para observarte y sacar tus propias conclusiones. En mi opinión el amor hay que construirlo día a día, por lo que cada descubrimiento es una riqueza para llegar a nuestra meta tan anhelada, que no es otra que llegar al Amor verdadero.

Entrando en lo que hoy nos corresponde, voy a transmitirte 2 máscaras que encontramos en el libro Los pasos del amor y la capacidad de amar. La primera vez que las escuché, pero sobre todo las medité, llegue a cuestionar muy honestamente lo que había sido para mi el concepto de amar, hice memoria de aquellas veces donde forcé a quienes estaban a mi lado, obviamente con resultados penosos. 

Esperanza equivocada, ¿Qué quiere decirnos el autor con esta máscara del amor?, alguna vez has escuchado aquel dicho que dice "la esperanza es lo último que se pierde" y bajo este concepto has idealizado una relación, pensando que esa persona que esta a tu lado con esa actitud, más de huir que de estar junto a ti, algún día cambiará y pasará a ser el ideal de pareja que has construido en tu mente, Sin embargo observas como pasa el tiempo y todo sigue igual. Pues bien, tal vez ha llegado la hora de preguntarte que es lo que realmente te hace seguir persiguiendo un ideal que muy difícil llegará. Yo simplemente te dejo algunas de las reflexiones que nos deja Francisco Benitez, "Se puede especular que lo soporta por una autoestima inadecuada, por su capacidad de amar, por su paciencia, por modelos pasados a través de novelas..por,...por.."

Amar es fácil, Estoy convencida que no es la primera vez que escuchas esta afirmación, pero no llegas a imaginar el daño que puede causar si la tomas de esa forma tan literal y digo yo, amar es fácil cuando te has preocupado por cultivarte y crecer personal y emocionalmente, cosa que toma su tiempo; Pero si lo que haces es escudarte bajo la premisa "yo soy así" "a esta edad no voy a cambiar", etc, obviamente amar no será tan sencillo, ya que lo que puedes estar buscando es alguien que te sufra, te aguante y ¿quien dijo que eso era amar?, y más triste aún es, estar convencido de que "aun no ha llegado esa persona especial".




Hablar de estas dos máscaras, me lleva a reflexionar, sobre todo en aquello que me he perdido por estar en el camino equivocado, sin embargo, por experiencia, puedo decir que también es esperanzador tener conciencia de que si te cultivas y trabajas por amarte a ti mismo, sin duda encontraras el sendero para amar a quienes están a tu lado.

Amigos, espero que este post os ayude a tener más claro y sereno vuestro peregrinar.

viernes, 20 de mayo de 2016

Se puede vivir sin fuegos artificiales y diferencias?

En este peregrinaje sobre las máscaras del amor, quisiera detenerme en dos de ellas que son bastante habituales y comunes a todas las relaciones, así que, de alguna manera, puede que te sientas identificado con ella y si por un momento piensas que estoy hablando de ti… es pura casualidad…

Gran parte de las relaciones inician con un alto componente de diversión, aventura, entusiasmo y sorpresas, sin embargo, con el paso del tiempo, estos momentos ya no se dan tan frecuentemente como antes y puede que te  embargue la sensación y el pensamiento de “se nos acabo el amor”… será esto cierto?

Desear vivir desde lo especial, no es una tarea fácil y posible en nuestras relaciones, llega un día en que la rutina se auto invita y se hace presente entre nosotros, pero es normal, no crees? No todos los días puede haber juegos pirotécnicos, esto es como pretender que al llegar al trabajo siempre te sorprendan con un ascenso o un aumento de sueldo.

No hay salvedad, la rutina llega y es aquí donde radica el verdadero arte de amar, pues,  es en el día a día, en el que nuestros vínculos afectivos crecen y se hacen fuertes,  se arraigan a la tierra y nos presentamos como lo que verdaderamente somos,  “seres humanos”,  con luces y sombras y la clave está en poder vivir en armonía con todo ello.

No quiero decir con todo esto que ya no hace falta crear espacios románticos, diferentes y especiales, por supuesto que hay que buscarlos, pero no como el fin único que alimenta a la relación, pues si es así, te verás abocado a  una búsqueda incesante de aventuras, riesgo, “que en su justa medida son muy positivos, pero su  exceso por la necesidad de sentirse vivos y probar cosas nuevas puede llegar a generar conflictos en la pareja” (frase del libro Los pasos del amor y la capacidad de amar).






Por otra parte, como segundo tema de reflexión, pongo sobre la mesa,  la idea que muchos manejamos,  de que el amor lo puede todo, como si fuese un inmunizador,  la realidad es otra, el amor no nos exime de conflictos, diferencias, malentendidos…, nos ayuda a vivirlos desde otro prisma, con mayor tolerancia, comprensión y flexibilidad,  pero creer que se puede vivir siempre en verano resulta una utopía.

En conclusión, si en tu relación ya no ves con la misma frecuencia juegos artificiales y los malentendidos empiezan a llegar  por causa de las diferencias, bienvenido a la realidad!!. Sácale partido, da un paso adelante  y busca en ellas la oportunidad de aprender a convivir en armonía y desarrollar tu verdadera capacidad de amar, la cual se verá fortalecida por herramientas tan necesarias como la comprensión y  tu habilidad de negociar en donde las dos partes ganan.


Gracias por tu compañía en este recorrido y hasta pronto.

viernes, 13 de mayo de 2016

¿Por qué se nos acaba el amor?

Amigos peregrinos hacia el país de amor, para recorrer la ruta de esta semana, debes tener en cuenta dos desvíos más que pueden llegar a confundirte en este maravilloso viaje y que el libro Los pasos del amor y la capacidad de amor” , nos presentan de forma muy clara y sencilla.

Ego u obsesión, es uno de los desvíos que te puede llegar a dejar una sensación de desolación o frustración, te esfuerzas para que esa persona que tanto te gusta se fije en ti y puedas iniciar una relación bien sea de pareja, amistad, etc., pero, existen obstáculos que no lo hace tan sencillo, por lo tanto, eso hace que te esmeres más y tanto es, que se convierte en un reto para ti, de forma tal, que cuando por fin logras superar estos inconvenientes, no sabes el porqué pero miras a esa persona y no logras encontrar el amor, ¿Cómo puede ser, después de tanto esfuerzo?.

Pues bien, en este punto, sólo me resta dejarte estos interrogantes para que te los contestes. ¿Será que esa persona que querías conquistar, se convirtió  en un trofeo?, ¿Puede ser que los retos te mantienen la ilusión y estás enamorado de ésta y no de la persona a conquistar?, ¿Puede ser que tu ego, te hizo una mala jugada?

Enfermeros del amor, desde mi punto de vista, este es un desvío bastante atractivo, silencioso y engañoso, no sabes que pasa pero esa persona (no necesariamente con grandes problemas), “débil e indefensa” que conociste, necesita de un salvador para encausar su vida y sin saber cuándo ni cómo, sientes que surge de ti el deseo de estar a su lado, afloran supuestamente sentimientos y cuando por fin, sale de esa etapa poco agradable de su vida, tus sentimientos empiezan a cambiar, sientes que algo falta, hay una sensación de vacío en ti, ¿Qué ha pasado?....puede ser que cumpliste con tu labor social y ya no hay nada más que hacer?.

Para dar una pista a estos interrogantes transcribo un párrafo del libro en su capítulo 5 “Si lo que se había desarrollado no era verdaderamente amor, lo más probable es que salga a la búsqueda de un nuevo paciente”.

O bien, en algún momento has sido o eres quien se refugia en otra persona, para calmar el dolor de alguna situación particular de tu vida (separación, duelo, etc.), pues bien, es aquí cuando sientes como esa persona pasa a ser muy importante y agradeces el que pueda ayudarte a sobrellevar el dolor, pero, ¿Qué pasa cuando ese dolor ya no está?, puede cambiar tu visión de esa pareja perfecta y porque? Porque tal vez lo que necesitabas era una simple compañía y tú lo confundiste con un sentimiento de amor, te sentiste en deuda y quisiste devolver ese agradecimiento con una relación, algo muy similar a lo que tratamos en el post http://bit.ly/1OnpNi3


Amigos después de leer varias de estas máscaras del amor, podéis comprender porque muchas veces el “amor” que creías tener, termina. Y no es por otra cosa, sino porque aquello que parecía amor, no lo era realmente. Es por esto compañero de camino que te invito a que continuemos este viaje interno para que al igual que la imagen que te enseño a continuación, podamos sonreír a esta experiencia y disfrutar cada momento de nuestra vida.



viernes, 6 de mayo de 2016

Ya no siento lo mismo que antes.....


Continuando nuestro recorrido por aquellas conductas que erróneamente pensábamos que son sinónimos de amor y que poco a poco hemos ido desvelando que no es así, llega el momento de hablar de dos, bastante comunes en todas las relaciones.

La primera es la pasión… sólo la palabra trae con sí una elevada carga de motivación, apuesto a que todos tenéis ahora una sonrisita trayendo a vuestra memoria aquellos momentos de álgida fogosidad… esta sensación que se vive al inicio de todas las relaciones es maravillosa, pero para pena de muchos, es transitoria, no se mantiene igual con el paso del tiempo, ya no es tan intrépida y cada vez con menos frecuencia, explotan juegos artificiales en nuestro encuentros.

Es esto un motivo, para creer que de la misma manera que disminuye la pasión, disminuye el amor?


“Las relaciones en las cuales las personas miden el amor por la pasión que se despierta y se vive y a veces, terminan reduciendo esa pasión a una capacidad y motivación sexo – genital, hasta tal punto que, cuando en algún momento no se está en disposición o en ánimo de pasiones de esta índole, se presta a que la otra persona termine concluyendo tontamente que no se le ama.  Nada más lejos de la realidad”…

El párrafo anterior pertenece a un extracto del libro Los pasos del amor y la capacidad de amar”  y lo he traído por que me parece que este tema podría verse con el mismo prisma que en su momento usamos con el gusto (ver post http://www.lospasosdelamorylacapacidaddeamar.com/2015/10/de-donde-provienen-mis-gustos_2.html ), así como éste, nos va modificando con los años debido a que cómo seres humanos vamos madurando y por tanto nuestras prioridades también, de esta misma forma, la pasión, con el tiempo, le va cediendo espacio a otras facetas de la relación, para que también vaya madurando y dando pasos hacia el amor.

La siguiente máscara se hace presente, cuando el efecto del cóctel del amor (ver post http://www.lospasosdelamorylacapacidaddeamar.com/2015/10/te-he-dejado-de-amar.html) empieza a disminuir y  lo vemos claramente por que aquellos comportamientos que presentaba nuestra pareja y con los que teníamos un alto grado de tolerancia, de repente,  nos empiezan a molestar un poco. Podríamos pensar que en la etapa del enamoramiento sufríamos de ceguera, pues esos comportamientos, limitaciones y diferencias  siempre han estado presentes, pero al disminuir el cóctel del amor,  parece que se hacen más evidentes, como si te quitaras un velo de los ojos y esto no quiere decir que ya no hay amor, sólo que ahora tus neurotransmisores no están a tope y permiten que tu juicio critico se haga presente y que puedas ver con más foco y atención aquellas cosas que siempre han estado allí.



Me gustaría resaltar que cuando estas dos máscaras se presentan, es decir, una disminución de la pasión y una visión objetiva de nuestra pareja y relación, en realidad son señales que indican que tu relación ya esta preparada para dar el siguiente paso, la aceptación, y esta etapa es deliciosa!!.
 Te invito a que no te quedes enganchado a ellas y te motives para evolucionar con tu pareja en el transito del amor.

Buen camino peregrinos!

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras