domingo, 22 de enero de 2017

¿Amar es ganar o perder?




Cuántos de nosotros al estar inmersos en una relación, hemos tenido la sensación de perderlo todo, si la persona con la que compartimos se aleja de nuestra vida?.

Cargamos a nuestra pareja y a nosotros mismos con la idea de que ésta es "irreemplazable"  en nuestra vida y nosotros en la suya. Es por esta razón, que con el paso del tiempo, nos sentimos atrapados en una rueda sin salida donde sin darnos cuenta encarcelamos al amor, cortamos sus alas y limitamos nuestra capacidad de amar.

Partiendo de lo anterior, nuestras expresiones de "amor" pasan a convertirse en obligación y  a ser dirigidas por temor a perder a quien con nosotros comparte el camino, como consecuencia, dejamos de conectar con nuestra verdadera esencia y capacidad de amar, por lo que es, en este punto donde nos perdemos en este viaje hacia el país del amor.

Sin embargo, si hacemos conciencia y vemos nuestras relaciones desde un punto más enriquecedor, teniendo presente, que cada uno de nosotros somos totalmente prescindibles, cuidaríamos y alimentaríamos cada una de nuestras relaciones, desde una visión más honesta y libre, además tendríamos un efecto liberador frente a nuestras dependencias y sin lugar a dudas, aprenderíamos a amar libres de miedos y prejuicios.

Cuando ponemos en práctica lo anterior, sale a flote nuestra verdadera capacidad de amar, la buena noticia, es que cuando nos centramos en esto, en el amor siempre ganamos, pues el camino que hemos avanzado en nuestra capacidad de amar durante la vida, es un trayecto ganado y aunque empecemos con una nueva pareja e iniciamos nuevamente el viaje al país del amor, éste será más rápido, pues el camino ya no es desconocido y nuestra llegada al punto donde habíamos quedado será más placentero, con la alegría de continuar hacia adelante, recorriendo un camino nuevo y lleno de experiencias y aprendizaje.

Por lo tanto, amigo peregrino, la sensación de "irreemplazable" queda eliminada cuando integramos la verdadera esencia de nuestra capacidad de amar, seremos personas más libres, serenas y felices, comprenderemos que el amor es un camino de aprendizaje y no de sufrimiento, que cada persona con la que compartimos nuestra vida es un maestro en este sentimiento, que nos enseña, nos permite auto-conocernos y desarrollar nuestra verdadera riqueza de amar.

Amigo, disfruta de esta oportunidad y date el tiempo para mirar a aquellos que están junto a ti y desde tu honestidad eleva un Gracias por la oportunidad que te dan de amar y compartir esta experiencia juntos, la vida pone en tu camino a aquellos que son necesarios para tu aprendizaje!!!

Feliz semana. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras