martes, 21 de febrero de 2017

Sufrir no es amar



Continuamos haciendo referencia, a todas aquellas percepciones que pueden alejarte de tu propósito de amar universalmente.
En éste post te invito a que recuerdes, cuantas veces has escuchado a tu familia o amigos más cercanos comentar "amar duele", seguramente desde muy pequeño estas palabras han ido haciendo eco en ti y sin darte cuenta han llegado a formar parte de tu batería de creencias.

Tanto es así, que aquellas veces que has llegado a sufrir por esa chica o chico que "amas", una de las reflexiones que te acompañan es "vaya.., le amo mucho, pues este sufrimiento es muy grande" y sin darte cuenta el dolor pasa a ser el termómetro de tu magnitud en el amor. 

Pues bien, llegados a este punto, es hora de bajar de la nube, poner los pies en tierra y reconocer que el sufrimiento que vives en tus relaciones, no son fruto de cuan grande o pequeño es tu sentimiento hacia la otra persona, si no más bien, es de la relación que tienes contigo mismo y de la capacidad que tienes para amar.

En un sinnúmero de situaciones, se sufre en una relación, por una autoestima inadecuada, razón por la que surgen situaciones melodramáticas, siempre representando el papel de victima y viviendo momentos muy poco gratos. Recuerda que la autoestima es un requisito indispensable para poder pasar del querer al amar.

Es la autoestima la que te permite ver las circunstancias que vives bajo diferentes prismas, depende de esta, con el tipo de personas que te relacionas y el consentimiento que das para que influyan en tus decisiones y estado anímico. Para conocer un poco más del tema, puedes consultar nuestra publicación, Camaleónico o equilibrado?

Teniendo en cuenta lo anterior, volvemos a recordarte la gran importancia de auto conocerte y así tener la posibilidad de decidir que situaciones enfrentar y en que relaciones involucrarte y con quien.

Por último, vale la pena hablar, de que cuando realmente se vivencia el  amor en tu vida desde tu fuero interno, éste, a cambio de darte sufrimiento, tu sensación interna no es otra, que paz, serenidad y tranquilidad. Se da paso a la aceptación desde la compasión y no se vive en el resentimiento ni la resignación.  

El verdadero amor, te da la capacidad de enfrentar la situaciones que se te presentan desde la sensatez, sabiduría, honestidad y sin duda suaviza cada momento que a ojos de los demás pueda ser menos grato, también te permite enfrentar los cambios continuos a los que estas sujeto en este mundo de constante evolución. Además, te permite vivir como protagonista de tu propia historia, sin dejar tu vida en manos de otros.

Es así queridos peregrinos, que nuestra invitación de hoy, es que cambiemos el "amar duele" por el "amar crece".

Feliz semana!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras