domingo, 19 de marzo de 2017

¿Tu relación te lleva al paraiso?




¿Quién no ha pensado alguna vez de su vida, que cuando estuviese enamorado, todo sería perfecto?....os aseguro que todos nosotros en algún momento hemos soñado con esta creencia.

Hemos crecido con la idea, que si amas a alguien todo lo que ocurriese sería "color de rosa", de forma tal, que las discusiones no entran dentro de ese parámetro, siempre soñamos con la relación ideal, donde seremos totalmente comprendidos, aceptados y además las diferencias serán mínimas que pueden pasar desapercibidas.

Debido a lo anterior, cuando iniciamos una relación, frente a las primeras discusiones decidimos huir y deducir que esa no es la persona esperada y soñada. No practicamos la comprensión, ni nos esforzamos por conocer verdaderamente a quien está a nuestro lado, pues creemos que el amor nace a primera vista y seremos la persona perfecta para el otro y nosotros para él o ella.

¿Y donde nace esta creencia  idea en nosotros?, queridos peregrinos, esta idea empieza a ser confirmada y reafirmada durante nuestra niñez, donde vemos como en nuestro hogar nuestros padres son perfectos y no conocemos grandes discusiones entre ellos. Aparentemente tienen una relación perfecta y un hogar donde reina la paz. Por lo tanto, como es lógico, crecemos con la idea de que la relación de pareja es un paraíso donde brilla el sol y la noche es placentera y tranquila.

Por ello, cuando nos enfrentamos a la realidad, nos cuesta creer en el amor y vivimos buscando esa persona perfecta, dejando pasar grandes oportunidades y personas que seguramente hubiesen enriquecido nuestro trayecto. Hasta que en un momento determinado, algunos de nosotros, descubrimos que el verdadero amor, empieza por nosotros y alimentamos nuestra capacidad de amar.

De acuerdo a todo lo descrito, vale la pena, entregar a las nuevas generaciones una verdadera versión de lo que es una relación, no ocultar aquellas diferencias que hay entre los padres, claro está, manteniendo la objetividad y no dando a los pequeños más de lo que pueden comprender o entender.

Seguramente de esta forma, formaremos personas más realistas, donde su misión sea conocerse a si mismos, valorándose y encontrando dentro de sí, la verdadera riqueza, eliminando en el otro esa responsabilidad y por lo tanto disfrutando de la compañía de los demás.

Por último, si tu que estás, leyéndonos en este momento, aún crees que la persona perfecta para ti no ha llegado, te invitamos a que mires dentro de ti y descubras si estas buscando desde tu creencia o desde tu corazón.

Sin más por hoy, te deseamos pases un buena semana!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras