sábado, 29 de abril de 2017

Navegando por la vida


Hemos llegado a la última percepción y he de confesaros que es mi favorita, tiene un significado muy profundo y cada vez que dedico tiempo a reflexionar sobre ella, le encuentro un nuevo enfoque.

Para entenderla, es necesario partir de un símil, imagina que quieres llegar a un puerto y para ello vas en un embarcación que tiene vela, motor fuera de borda y remos.

Si fueses tú esa embarcación, qué representaría en tu vida el viento, el motor, los remos y las olas?

Tómate tu tiempo para contestar …

El autor del libro nos sugiere la siguiente perspectiva:
·      El viento es el amor
·      El motor la razón
·      Los remos la voluntad
·      Las olas la vida.

A partir de este enfoque, tenemos entonces, que la embarcación puede ser movido por varias fuerzas como son el amor, la razón y la vida misma.

Trae a tu mente un objetivo que estés persiguiendo en este momento, observa hacia atrás y date cuenta de las dificultades o inconvenientes que  has superado y ahora respóndete , qué fuerza te ayudó a superarlos?

Hay momentos en donde el fluir de la vida (las olas) es la que se encarga de conducir nuestras vidas, sin embargo, al no tener un punto de referencia, , puede llevarnos a un puerto, que precisamente no es el que más deseamos.

Por otra parte, la razón (el motor), puede darnos un buen empujón para la obtención de nuestros objetivos, pero hay mareas en donde no es aconsejable usar el motor por que podría estropearse, así que la opción para continuar es usar la fuerza del amor (el viento) o el impulso que nos da la voluntad (los remos)

Gracias a esta percepción, pensar que el amor es la única fuerza que debe impulsarnos para salir adelante, es errónea, pues existen otras opciones que también son válidas para alcanzar nuestros sueños.

Sin embargo, a veces nos quedamos estancados sin usar todos los recursos que tenemos y nos limitamos a una sola fuerza.

Por esta razón, queridos peregrin@, os dejaré con unas preguntas que te ayudarán a profundizar esta analogía.

¿Cuál es el elemento que más utilizas para moverte en el mar de la vida?
¿A qué puerto te diriges?
Si en este momento llegara la muerte por ti y te dijera que si le das un buen argumento convincente para no llevarte, ¿cuál sería ese?

Tómate tu tiempo para reflexionar … en nuestro siguiente post, seguiremos profundizando en ello.

Hasta pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras