viernes, 16 de junio de 2017

QUE TIPO DE RELACION CREES QUE TIENES?




Tal y como os lo adelantábamos en el post anterior, ha llegado el momento de reflexionar que tipo de relación tenemos.

Para ello, es importante que en éste post hagamos una breve introducción a las mismas y ubicarnos en las bases que determinan en cual nos encontramos.

Sin lugar a duda, cuando te lanzas a vivir una relación, es evidente, que empieza por estar en un estado interesante, pues recuerda que los primero pasos en éste camino hacia el amor, son la atracción y la admiración, por lo tanto, estos dos factores, hacen que tu relación, viva un estado muy interesante, pues descubres que esa  persona que te aporta y capta tu atención y pensamiento.

Ahora bien, después empieza ese exquisito cóctel de enamoramiento y una vez finalizado, la relación puede pasar a unas condiciones apropiadas, siendo por lo tanto, especial o excelente,  o por el contrario a estados inapropiados como vegetativas, frustrantes o destructivas.

Te estarás preguntando, ¿De qué depende que pase a ser una relación apropiada o inapropiada?. Pues querido peregrino, la respuesta es... depende de que tanto hayas trabajado los pasos para ir al país del amor. Cuando has pasado a conciencia por cada aspecto que conforma este camino, deducirás como no te permitirás estar sumergida en una relación por miedo a la soledad, al que dirán, a defraudar, etc, seguramente, serás capaz de ver con objetividad cuando una persona no te permite fluir como eres, coarta tu libertad o minimiza tu amor propio.

Por lo tanto, aquel tiene interiorizado esos paso básicos, permitirá al otro fluir, será capaz de aceptar al otro, sin necesidad de sacrificar su propia felicidad, será más asertivo, desde una autoestima y mentalidad adecuada, podrá gestionar de forma adecuada la mayoría de las situaciones que se le presenten.

Con ésta base, el resultado no puede ser otro que estar en una relación en condiciones apropiadas.

Por otra parte, quien no ha trabajo esos pasos básicos para llegar al país del amor, tan pronto y como estén pasando los efectos del cóctel de enamoramiento, puede estar pasando a esas relaciones de condiciones inapropiadas.

Es más complicado llegar a una verdadera aceptación y lo que a ojos de otros puede serlo, realmente es una resignación y con ello la entrada a una relación vegetativa es casi segura en alto porcentaje, pasando luego a una frustrante para terminar en una relación destructiva.

Aunque, no necesariamente lleven este orden, si es cierto que dependiendo, del trabajo personal e individual y luego el trabajo y enriquecimiento como pareja, el resultado final está anunciado y por ende el estado de felicidad interior de cada uno de los integrantes de esa relación.

Con éste pequeño, abre boca, te invitamos a que mires tus relaciones para atreverte a definir en que punto te encuentras y en los próximos post podrás verificar, si lo que has deducido es correcto o te estas engañando sin darte prácticamente cuenta.

Hasta la próxima querido pregrino.

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras