lunes, 28 de agosto de 2017

Estado frustrante, No me cortes las alas.




Uno de los puntos de partida para que se genere este tipo de relación, es haber caído en un estado vegetativo previo, (http://bit.ly/2wCNizH) y haberlo mantenido por un largo período sin haber buscado soluciones permanentes.

Vivir una relación frustrante, conlleva una serie de emociones que poco a poco van erosionando  la armonía y el bienestar del vínculo.

Algunos síntomas de esta dolencia son:

·      La convivencia se torna tensa
·      Disminuye el nivel de tolerancia
·      Aumenta la sensación de impotencia e  irritabilidad
·      Percepción de  que la relación te corta las alas o te opaca como individuo
·      Sensación de ahogo y pérdida de libertad
·       Búsqueda de pasar momentos en soledad e incluso propiciarlos 
·       Tendencia a creer que ya no le importas al otro y que incluso ya no le resultas atractivo
·      La idea de separación empieza a rondarte
·      Las posibilidades de infidelidad aumentan.

Si te ves identificado con los síntomas anteriores y deseas poner punto y final a este estado y luchar para darle un giro a tu relación, es momento entonces para que te plantees interrogantes cómo:

ü  ¿Qué nos ha podido conducir a este estado?
ü  ¿Cuál es mi cuota de responsabilidad?
ü  ¿Deseo honestamente luchar para sacar la relación de este estado?
ü  ¿Está mi pareja también comprometida para reconducir el rumbo de nuestra relación?
ü  ¿A qué me comprometo?
ü  ¿Qué actitud me acompaña ahora?
ü  ¿Esta actitud va en concordancia con mi propósito de cambio?
ü  ¿Qué cosas, pensamientos, emociones tengo que no debería seguir alimentando?
ü  ¿Qué cosas, pensamientos, emociones tengo que  debo  mantener?
ü  ¿Qué emociones, pensamientos y actitudes necesito para cumplir ese objetivo? ¿Los tengo actualmente?
ü  Si tu respuesta anterior es negativa ¿Qué necesito para adquirirlos?
ü  ¿Qué pasos voy  a seguir para obtener los resultados que deseo?
ü  ¿Cuál es el primer paso?
ü  ¿Cuándo lo voy a dar?

Probablemente a ti te surjan muchísimas mas preguntas y estaré encantada de que si es así las puedas compartir para que nos enriquezcamos todos en este camino.
Retomando la primera pregunta, que tiene como objetivo, reconocer el problema y sus causas, permíteme sugerirte que revises todos los pasos del amor y  los requisitos para el visado al país del amor, así como tener en cuenta el cumplimento de vuestros pactos, promesas, responsabilidades y  quizás de esta forma encuentres pistas de los motivos que os ha llevado a tener la relación que hoy tenéis.

Una de las claves para sacar las relaciones de este estado es que los componentes estén comprometidos consigo mismos a luchar y esforzarse para que la relación gane. De lo contrario, si es uno solamente el que tira del coche, los síntomas del estado frustrante en el que se encuentran, aumentará y les llevará al último estadio no conveniente de una relación, el estado destructivo.

Por último, recuerda que en la medida en que mejores tú, como ser individual, aportas crecimiento y riqueza a tus relaciones.

Un saludo peregrino y hasta la próxima!!


viernes, 11 de agosto de 2017

Estado vegetativo





Los dos anteriores estados de los que hemos hablado anteriormente son estados apropiados de una relación, sin embargo, un gran porcentaje de las relaciones llegan a estados inapropiados debido a la falta de madurez emocional y conocimiento en el arte de amar, en este post, dedicamos unas líneas para hablar del Estado Vegetativo.

El estado vegetativo, según el libro de los pasos del amor y la capacidad de amar, hace referencia aquellas parejas que no logran superar la fase posterior al cóctel del amor, debido a las consecuencias que esto puede traer.

Para detallar un poco más a que hace referencia, recordemos que los efectos del enamoramiento no perduran en el tiempo por arte de magia, por el contrario tienen un periodo de existencia limitado y cuando éste va desapareciendo, puede ocurrir que la rutina se apodere del día a día y sin casi percibirlo, cuando menos te das cuenta, muchas de las cosas que disfrutabais hacer juntos ya no tienen el mismo sentido, ni la misma importancia. 

Cuando lo anterior ocurre, inicia el proceso interno de egocentrismo, simplemente te empiezas a ocupar de tus cosas y las de tu pareja pasan a estar en un segundo o tercer plano, se sigue un camino "individual" y el "nosotros" deja de existir.  Como consecuencia la comunicación ya no es importante y carece de prioridad, finalmente sólo piensas en ti.

Además la admiración que solías sentir por tu pareja, disminuye a niveles muy bajos, cosa que significa estar lejos del camino al país del amor, recordemos que la admiración es un punto básico para mantener la llama del amor. 

Cuando menos lo piensas, se genera en ti una sensación de soledad aunque estés compartiendo con quien antes te bastaba para sentirte lleno y feliz. la distancia entre el uno y el otro empieza a ser cada vez más grande e irrecuperable.

Sin embargo, esta estado de relación puede ser reconducido si eres capaz de parar y tomar aquellos factores que sabes pueden ayudarte y aquí se hace referencia a aspectos tales como autoestima, mentalidad apropiada, aceptación, capacidad de intimidad, entre otros. 

Por ejemplo, una de las cosas que puedes hacer es escribir aquellas cosas que admirabas en tu pareja y alimentarlas, igual puedes encontrarte con aspectos que puedes empezar a admirar y que no te habías percatado.

Querido peregrino, cuando os veáis en este punto, debes saber que aun puedes rescatar tu relación antes de que pase al siguiente estado que no es otro que el frustrante.

Subscríbete a nuestro blog

Peregrinas emprendedoras